Berlín y Varsovia abogan por sanciones contra Rusia y apoyar Gobierno de Kiev

La canciller alemana, Angela Merkel, y la primera ministra polaca, Ewa Kopacz, abogaron por mantener las sanciones contra Rusia y anunciaron que en mayo viajará a Ucrania el primer convoy polaco-germano de ayuda humanitaria.

"Polonia y Alemania coinciden en que no hay motivos para aliviar las sanciones contra Rusia, impuestas después de la agresión rusa a Ucrania", aseguró Kopacz en una rueda de prensa conjunta en Varsovia.

Por su parte, Merkel recordó que los líderes de la Unión Europea (UE) decidirán en julio el futuro de las sanciones contra Rusia, ya que a finales de ese mes expirarán la mayoría de las penalizaciones impuestas al Kremlin.

La canciller germana, una de las políticas europeas más empeñadas en encontrar una solución diplomática al conflicto que enfrenta a Moscú y Kiev, señaló que la hipotética retirada de las sanciones está supeditada al cumplimiento de los acuerdos de Minsk alcanzados el pasado febrero.

"Es evidente que el cumplimiento de esos acuerdos se demorará más allá de agosto o septiembre", dijo Merkel, quien cree que la vigencia de las sanciones se ampliará en la cumbre del próximo junio "sobre la base del acuerdo político ya alcanzado" en marzo por los líderes de la UE.

Las medidas actuales incluyen restricciones en el acceso al capital para los bancos y petroleras rusas, limitaciones a la venta de tecnologías avanzadas para la industria petrolera y embargo de armas.

La UE acusa a Rusia de enviar tropas y armas para ayudar a los separatistas del este de Ucrania, en un conflicto militar que ya dura más de un año y en el que han perdido la vida más de 6.000 personas, mientras Moscú rechaza las alegaciones y apunta a Kiev como responsable de orquestar una guerra contra su propio pueblo.

El conflicto en Ucrania también ha devastado la economía de ese país, algo que hoy recordaba Angela Merkel, quien pidió más ayudas al Gobierno ucraniano en su esfuerzo por devolver la estabilidad a la antigua república soviética.

Dentro de esas ayudas, a mediados de mayo partirá hacia el oeste de Ucrania el primer convoy germano-polaco con ayuda humanitaria.

La primera ministra polaca aprovechó la comparecencia ante los medios para destacar "el compromiso de Francia y Alemania para lograr una resolución pacífica" del conflicto que vive la vecina Ucrania, ya que fueron precisamente Berlín y París los organizadores del encuentro en Bielorrusia que el 12 de febrero permitió alcanzar los llamados Acuerdos de Minsk.

Antes ambas políticas firmaron en el libro de condolencias en memoria del ex prisionero de Auschwitz y estadista polaco Wladyslaw Bartoszewski, fallecido el pasado viernes a los 93 años, una de las figuras clave en el acercamiento que Alemania y Polonia han protagonizado en los últimos años.

Durante la firma, la primera ministra polaca subrayó la importancia de "recordar el pasado y no falsear la historia", en una referencia indirecta al Kremlin, al que Polonia acusa de tergiversar la historia en su justificación del conflicto de Ucrania.

La crisis de Ucrania centró hoy la cumbre bilateral entre ambos Gobiernos, una cita que a partir de ahora tendrá lugar cada año, según anunció Kopacz, y que en 2016 coincidirá con el 25 aniversario de la firma del histórico tratado germano-polaco de buena vecindad y cooperación.

Además de la situación en la ex república soviética, los Ejecutivos polaco y alemán analizaron fórmulas para incrementar la cooperación económica, militar y política entre sus países.

De hecho, la cumbre bilateral deja un acuerdo en materia de defensa para desarrollar la cooperación de las fuerzas aéreas de ambos países y conversaciones para impulsar el papel de las fuerzas de la OTAN presentes en el oeste de Polonia.

Lea más: La economía rusa ante las sanciones de la UE >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies