La OTAN realiza maniobras a 20 kilómetros de la frontera ucraniana

Más de 2.000 soldados de la OTAN realizan hasta finales de mes maniobras en el noreste de Rumanía, a unos 20 kilómetros de la frontera con Ucrania, para demostrar la capacidad de respuesta de la Alianza ante cualquier posible amenaza.

"Con este escenario de guerra en Rumanía, y con otros que hemos llevado a cabo en Polonia y República Checa, se pretende demostrar que podemos plantarnos en 48 horas en esta zona de Europa para afrontar cualquier adversidad", explicó a Efe el portavoz militar de la Alianza Atlántica, el canadiense Jay Janzen.

Las maniobras se producen en un momento en el que las relaciones entre la OTAN y Rusia pasan por su peor momento desde el fin de la Guerra Fría por el conflicto en el este de Ucrania entre tropas gubernamentales y secesionistas prorrusos.

Más de 2.000 militares rumanos, moldavos, británicos y estadounidenses participan desde el pasado jueves en estos ejercicios conjuntos denominados "Wind Spring 15", que terminarán a finales de este mes.

Se simulan maniobras para repeler un ataque terrestre en la base de Smardan, al oeste del país balcánico y a poco más de 20 kilómetros de la frontera con Ucrania.

El ejercicio tiene como objetivo demostrar la capacidad de la Alianza para desplegarse rápidamente dentro del territorio de los países de la OTAN.

La mayor presencia de la Alianza en Rumanía protegerá no sólo el flanco oriental sino también el sureste europeo frente a cualquier amenaza, incluida la yihadista, agregó Janzen.

"Mejorar la cooperación con Rumanía nos ayudará a actuar también en el sureste de Europa ante una posible amenaza del movimiento islámico EI", en referencia al grupo terrorista Estado Islámico.

Por su parte, el comandante adjunto de la OTAN en Europa, el inglés Adrian Bradshaw, subrayó una vez más a los periodistas que la instalación del escudo antimisiles en Rumanía no supone una amenaza contra Rusia.

Estrecho aliado de Estados Unidos, Rumanía empezó a construir a finales de 2012 el escudo antimisiles diseñado por la OTAN y el Pentágono, que deberá estar operativo en principio en los próximos meses.

En la base militar aérea de Deveselu, al borde del Mar Negro, se instalará el sistema antiaéreo de uso múltiple AEGIS, equipado con misiles interceptores Standard-3, y se prevé que trabajen en él unos 200 militares estadounidenses.

Lea más: Potenciales conflictos entre Rusia y la OTAN >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.