Rusia botará central nuclear flotante para el Ártico en 2016

Rusia botará el próximo año una central nuclear flotante para abastecer con energía eléctrica a la inhóspita región del Ártico, anunció hoy Dmitri Rogozin, viceprimer ministro ruso.

Rusia botará el próximo año una central nuclear flotante para abastecer con energía eléctrica a la inhóspita región del Ártico, anunció hoy Dmitri Rogozin, viceprimer ministro ruso.

"Este es prácticamente un reactor nuclear que puede atracar en cualquier infraestructura portuaria y que, a través de un cable, suministrar energía a cualquier ciudad ártica", dijo Rogozin, citado por medios locales.

Rogozin, que visitó el fin de semana el Polo Norte para inaugurar una nueva base de observación rusa, recordó que ésta tecnología es única en el mundo.

"Pronto todo estará construido. La primera central flotante de esa clase estará preparada en octubre del próximo año. Considero que es un campo que merece la pena desarrollar", dijo.

Dichas centrales móviles, que están equipadas con dos reactores y una potencia conjunta de 70 megavatios, han atraído también el interés de otros países como China.

Según el consorcio atómico ruso, Rosatom, las plantas nucleares flotantes se desplazarán por el mar para después ser emplazadas en tierra, donde puede permanecer hasta 15 años sin necesidad de repostar combustible.

La planta podrá suministrar energía eléctrica a una ciudad de un cuarto de millón de habitantes, funcionar también como desalinizadora de agua y proveedora de calefacción, y permitirá ahorrar 200.000 toneladas de carbón y 100.000 de petróleo al año.

Utilizarán uranio enriquecido a menos del 20 por ciento y son ideales para las regiones remotas, donde el coste del carbón y el combustible es muy alto debido a la carestía de su transporte.

Greepeace ha descrito las centrales flotantes como auténticas "bombas de relojería" y "un regalo para los terroristas", ya que, aduce, éstas almacenarán casi una tonelada de uranio, y advierte de que se necesitará una flota de guerra para garantizar su seguridad.

Lea más: Moscú y Teherán, una rara amistad alimentada por sus conflictos con Occidente>>>

La decisión rusa de levantar el embargo impuesto para la entrega de sistemas antiaéreos S-300 a Irán marca un nuevo jalón en la profundización de los lazos entre Moscú y Teherán

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.