Rusia cierra casi la totalidad de los medios tártaros en la anexionada Crimea

Casi la totalidad de los medios informativos tártaros de Crimea cerraron hoy después de que Rusia, que anexionó a esa república ucraniana en marzo del año pasado, les negara las licencias de operación.

Casi la totalidad de los medios informativos tártaros de Crimea cerraron hoy después de que Rusia, que anexionó a esa república ucraniana en marzo del año pasado, les negara las licencias de operación.

"Hoy dejamos de emitir, pero sabemos que volveremos. Siempre volvemos", dijo la directora general del canal de televisión tártaro ATR, Lilia Budzhurova, al despedirse de la telespectadores.

Hace un año, inmediatamente tras la anexión de Crimea, Rusia dispuso que todos los medios de la península debían renovar de conformidad con la legislación rusa sus licencias antes del 31 de marzo de 2015.

ATR, que emitía en tártaro, ucraniano y ruso, presentó tres veces la documentación para ser inscrita en el registro de medios de comunicación, pero en las tres ocasiones ésta fue rechazada por las autoridades rusas.

La misma situación aqueja a la agencia de noticias crimea en lengua tártara QHA, el canal de televisión para niños "Lale", la cadena de radio "Maydan" y el periódico "Avdet", entre otros medios.

Budzhúrova anunció que ATR proseguirá sus intentos de obtener los permisos para continuar sus emisiones.

El cierre de ATR, agregó, es "un ataque no sólo contra el canal, sino contra todo el pueblo".

Los tártaros de Crimea, una minoría de unas 250.000 personas que constituye el 12 % de la población de la península, se opusieron a la anexión por Rusia, tras lo cual han denunciado una política de acoso por parte de Moscú.

"Hemos vivido tiempos peores. Nuestro pueblo sobrevivió a Stalin. ¿Cómo no va a superar los problemas actuales?. Los superará y sobrevivirá", dijo Budzhúrova.

La directora general de ATR aludía a la deportación de los tártaros de Crimea ordenada por el dictador soviético en 1944, y que sólo pudieron regresar a la península cuando la Unión Soviética se hallaba en proceso de desintegración.

En caso de que los medios tártaros incumplan la normativa rusa y continúen sus actividades podrían sancionados con multas de hasta 90.000 dólares (poco más de 83.000 euros) y sus directivos podrían ser procesados penalmente.

El Consejo Nacional de Radiotelevisión de Ucrania (CNRU) pidió hoy a la compañías de televisión del país que ayuden a ATR a continuar sus emisiones y la difusión de éstas por las redes de cable.

"Este gesto de buena voluntad mostrará a la población de la república autónoma de Crimea y, en particular, al pueblo tártaro, que hoy es discriminado en su propia tierra, que los medios de Ucrania son solidarios con su lucha por la libertad de prensa y la independencia", señala el comunicado del CNRU.

El ministro ucraniano de Cultura, Viacheslav Kirilenko, se pronunció hoy a favor de que ATR pueda emitir en la parte continental del país y que su señal "cubra el territorio de Crimea, temporalmente ocupado".

"De momento, es solo una idea, pero la plantearé en el Consejo de Ministros", dijo Kirilenko citado por el diario digital "Ukrainskaya Pravda".

Las autoridades rusas de Crimea han sugerido que la situación con los medios de comunicación tártaros ha sido hinchada de manera artificial.

"No descarto que los errores en la documentación presentada (por los medios tártaros) al ente regulador fueron cometidos adrede para liar la situación", dijo el 20 de marzo el jefe ruso de Crimea, Serguéi Axiónov.

Lea más: Los tártaros de Crimea: entre Rusia y Ucrania>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies