El azulejo español defiende en Moscú su dominio en el mercado ruso

Medio centenar de empresas de la industria azulejera española defienden desde hoy, en la feria moscovita Batimat, su privilegiada posición en el mercado de una Rusia castigada por la devaluación del rublo, la caída de los precios del petróleo y las sanciones de Occidente.

Medio centenar de empresas de la industria azulejera española defienden desde hoy, en la feria moscovita Batimat, su privilegiada posición en el mercado de una Rusia castigada por la devaluación del rublo, la caída de los precios del petróleo y las sanciones de Occidente.

Con una cuota del 25 por ciento del mercado ruso de azulejos en 2014, España quiere consolidarse como el segundo exportador de baldosas a este país, sólo por detrás de Ucrania, dijo a Efe Ana Martínez, portavoz de la Asociación española de fabricantes de cerámica (Ascer).

Para España, Rusia es el segundo mercado de exportación en todo el mundo, por lo que Tile of Spain, marca paraguas creada entre la patronal azulejera y el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) a semejanza de Marca España, no escatima en recursos para retener sus posiciones en este país.

España ha desplegado el pabellón nacional más grande, sobre una superficie de más de 2.500 metros cuadrados en el centro de exposiciones Crocus Expo de Moscú, en una feria joven y pujante, que dentro de Rusia ya se ha convertido en referencia para los fabricantes de materiales de construcción.

Martínez reconoció que la situación económica en Rusia provocó una caída de las ventas del 45 por ciento para las empresas españolas del sector, pero subrayó que "no se puede utilizar un mes como referencia para pronosticar lo que va a pasar en todo el año".

"Confío en que este dato negativo no se mantenga como una tendencia", subrayó Martínez, aunque algunos empresarios consultados por Efe quisieran que la Unión Europea redujera sus presiones sobre la economía rusa para no perjudicar los intereses de las empresas españolas.

El mundo de la empresa española es consciente de que las sanciones de Bruselas contra Moscú por su papel en la crisis de Ucrania dañan la economía rusa, enajenan las relaciones entre los dos países y empañan la imagen de España y de sus productos.

A pesar de todo, "la baldosa española, en una dimensión de alta calidad a precio razonable, ha resistido los embates de la crisis mucho mejor que nuestros competidores italianos u otros productores que no tienen los estándares europeos", apuntó Martínez.

Los empresarios recuerdan que la desaceleración de la baldosa española en el mercado ruso empezó en septiembre, cuando se acentuó la depreciación del rublo y la caída de los precios del petróleo.

Lea más: El mercado digital en Rusia, una oportunidad para las empresas españolas>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies