Unión Eurasiática cierra filas ante la caída del crudo y la crisis ucraniana

Los líderes de Kazajistán, Rusia y Bielorrusia intentaron hoy cerrar filas para reflotar la recién creada Unión Económica Eurasiática (UEE), lastrada por la caída de los precios del petróleo, la recesión y la crisis ucraniana.

Los líderes de Kazajistán, Rusia y Bielorrusia intentaron hoy cerrar filas para reflotar la recién creada Unión Económica Eurasiática (UEE), lastrada por la caída de los precios del petróleo, la recesión y la crisis ucraniana.

"Consideramos que ha llegado la hora de hablar sobre la posible creación en un futuro de una unión monetaria. Hemos quedado con nuestros socios en coordinar nuestra política monetaria", dijo Vladímir Putin, presidente ruso, al término de la cumbre de la UEE en Astaná.

Su colega kazajo, Nursultán Nazarbáyev, un líder con una gran autoridad en toda la región, propuso a los tres países que fundaron la UEE el pasado 1 de enero elaborar un plan conjunto para superar la actual crisis económica, ya que, 2015 será un año de "grandes riesgos y retos".

"Por ejemplo, los intercambios entre Rusia y Kazajistán han disminuido un 20 %, principalmente debido a la caída de los precios de nuestras exportaciones y las oscilaciones de nuestras monedas", comentó a la prensa.

A lo que Putin añadió que "trabajando codo con codo, es más fácil reaccionar ante las amenazas económicas y financieras internacionales, y defender el mercado común".

La unión monetaria no es una idea nueva, aunque hasta ahora los principales aliados del Kremlin, Nazarbáyev y el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, siempre se han mostrado reticentes a aceptar el rublo como moneda común.

Esta propuesta se ha tornado aún menos atractiva con la depreciación del rublo, que ha perdido un 40 por ciento de su valor, el desplome de los precios del crudo y las sanciones occidentales contra Rusia, factores que han reducido notablemente los intercambios entre estos países desde hace un año.

"Hemos abordado la situación de la economía mundial que sigue siendo inestable. La baja actividad empresarial, el anquilosamiento de la economía y la volatilidad de los mercados de materias primas afecta directamente a los países de la (postsoviética Comunidad de Estados Independientes) CEI", admitió Putin.

Según las previsiones, la UEE podría suponer en los próximos 10 años un crecimiento económico adicional de entre el 17 y el 20 por ciento de cada uno de sus miembros, entre los que se encuentra también Armenia.

La UEE, cuyo PIB conjunto se estima en unos 4,5 billones de dólares, ya prepara tratados de libre comercio con Israel, India, Turquía, Egipto y Vietnam, y acuerdos de cooperación con Mercosur y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

La integración eurasiática incluye la puesta en práctica de la libre circulación de mercancías, capitales, servicios y fuerza de trabajo, así como la coordinación de las políticas económicas.

Sectores como la agricultura, la construcción y el comercio se liberalizaron a partir del pasado 1 de enero, mientras que otros lo harán de manera gradual.

La crisis ucraniana también centro las conversaciones tripartitas, ya que los tres países se han visto afectados por la guerra entre las fuerzas gubernamentales y las milicias prorrusas en el este de ese país.

Los tres mandatarios acordaron "buscar una solución realista" al problema ante la posibilidad de arreglo que abrió la firma el pasado 12 de febrero de los acuerdos de paz de Minsk y la entrada en vigor tres días más tarde de un alto el fuego que se respeta desde entonces.

"Debemos salir de la situación creada en Ucrania por la vía diplomática. No existe una solución militar para este problema", dijo Nazarbáyev, quien siempre ha defendido la integridad territorial de Ucrania.

El líder kazajo insistió en que cualquier decisión que se adopte en relación con Ucrania debe basarse "en los principios fundamentales del derecho internacional".

"Kazajistán apoya los acuerdos de Minsk, y su cumplimiento por todas las partes es importante. Estamos interesados en que Ucrania siga siendo un Estado estable, independiente y territorialmente íntegro", dijo.

Por su parte, Putin expresó su confianza "de que las autoridades de Kiev cumplan plenamente los acuerdos alcanzados en Minsk", que calificó de "verdadera posibilidad para una gradual distensión del conflicto".

Rusia acusó esta semana a Ucrania de violar los acuerdos de Minsk al aprobar una ley de autonomía que condiciona el autogobierno para las zonas bajo control rebelde a la celebración de unas elecciones locales bajo supervisión internacional.

Los presidentes de Kazajistán, Rusia y Bielorrusia volverán a reunirse el 8 de mayo en Moscú, en víspera de las celebraciones con ocasión del 70 aniversario de la victoria del Ejército Rojo sobre la Alemania nazi.

Lea más: La 'doctrina Putin' en el espacio postsoviético>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies