Ucrania concede una autonomía condicionada en el este del país

Ucrania concedió hoy a los territorios bajo control separatista una autonomía de tres años condicionada a la celebración de unas elecciones bajo supervisión internacional, ley que fue rechazada de antemano por los rebeldes y por Rusia.

"El régimen se aplicará de manera provisional, por un plazo de tres años, desde el día de entrada en vigor de dicha ley", señala el documento.

La ley aprobada hoy por la Rada Suprema (legislativo) es casi idéntica a la de septiembre de 2014, ya que ambas vinculaban el autogobierno con la convocatoria de comicios locales en las áreas rebeldes.

Como entonces, las fronteras de las zonas prorrusas que se beneficiarán de la autonomía están delimitadas por la línea de separación establecida en el Memorándum de Paz de Minsk de septiembre de 2014.

Se trata de las ciudades, municipios y aldeas de las regiones orientales de Donetsk y Lugansk que se encuentran entre la frontera ruso-ucraniana y la línea de frente estabilizada en septiembre del pasado año.

Es decir, aquellos territorios que fueron conquistados por los rebeldes después de la firma de dicho documento, como el aeropuerto de Donetsk y el estratégico nudo ferroviario de Debáltsevo, capturados en la ofensiva insurgente de enero y febrero pasados, quedan fuera de dicha ley de autogobierno.

Como condición para recibir dichas competencias, las zonas prorrusas deben celebrar elecciones locales según la legislación ucraniana y los estándares democráticos internacionales.

Los comicios deben contar con la presencia de observadores electorales del Consejo de Europa, de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) y de otras organizaciones internacionales.

Además, del territorio nacional deben ser replegados todos los grupos armados ilegales y el armamento, en alusión a las milicias separatistas y a las tropas rusas supuestamente desplegadas en la zona.

Los separatistas y Rusia rechazaron de antemano dicha ley al considerar que supone una violación de los acuerdos de paz de Minsk firmados el pasado 12 de febrero, aduciendo que estos no vinculan directamente la concesión de autonomía a las elecciones.

"Este es un brusco retroceso de los acuerdos de Minsk, de toda la concepción acuñada el 12 de febrero y que contempla consensuar todos los pasos con los líderes del sureste", dijo hoy Serguéi Lavrov, ministro ruso de Asuntos Exteriores.

Según reza el cuarto punto de los acuerdos de paz, Kiev y los separatistas deben abrir un diálogo sobre la convocatoria de elecciones locales y determinar el estatus de las zonas rebeldes, mientras la Rada o parlamento ucraniano se compromete a aprobar una ley que delimite los territorios con autogobierno.

La anterior ley de autogobierno propuesta por el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, en septiembre de 2014 fue considerada entonces "un paso en la buena dirección" por el presidente ruso, Vladímir Putin, pero ésta nunca llegó a entrar en vigor.

Kiev decidió suspender su aplicación después de que los rebeldes convocaran unilateralmente para el 2 de noviembre de 2014 elecciones en sus territorios, cuyos resultados fueron respetados -que no reconocidos- por Moscú y condenados unánimemente por Occidente.

Por otra parte, en una concesión a los diputados más reacios a apoyar la autonomía, la ley declara "territorios temporalmente ocupados" las zonas rebeldes hasta la retirada de los grupos armados y mercenarios, y el pleno control estatal de la frontera ruso-ucraniana.

"No ocultemos la verdad. Allí hay tropas rusas. Lo importante es la salida de los grupos armados ilegales y también de las Fuerzas Armadas de Rusia que ahora están en el Donbass", dijo Oleg Liashkó, líder del Partido Radical ucraniano.

La Rada apoyó hoy los planes del presidente de dirigirse al Consejo de Seguridad de la ONU y la Unión Europea (UE) para el despliegue de tropas de paz en la zona de conflicto, algo a lo que se oponen los separatistas y la propia Rusia.

La UE ha abogado por ampliar el mandato y la financiación, y por aumentar hasta un millar el número de observadores de la OSCE, garante del alto el fuego que entró en vigor el 15 de febrero y de los acuerdos de paz de Minsk.

Los diputados ucranianos también respaldaron mayoritariamente el despliegue de tropas de Estados Unidos y Polonia en el territorio nacional para la participación en maniobras militares.

El Ejército ucraniano tiene previsto celebrar este año tres ejercicios conjuntos con participación de tropas estadounidenses y dos con tropas polacas.

Lea más: Las razones de Rusia para oponerse el ingreso de Ucrania en la OTAN >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.