La UE apuesta aún por acuerdos de Minsk pero mantiene presión contra Rusia

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) abogaron hoy por seguir dando una oportunidad a los acuerdos de Minsk, al considerar que es la "única" alternativa para una solución pacífica entre Kiev y Moscú en el este de Ucrania, aunque mantienen la presión y la posibilidad de sanciones.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) abogaron hoy por seguir dando una oportunidad a los acuerdos de Minsk, al considerar que es la "única" alternativa para una solución pacífica entre Kiev y Moscú en el este de Ucrania, aunque mantienen la presión y la posibilidad de sanciones.

El comisario europeo de Política de Vecindad y Negociaciones de Ampliación, Johannes Hahn, dijo a su llegada al Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) que "las más recientes violaciones del alto el fuego es algo que no puede aceptarse, pero debemos seguir buscando una solución diplomática".

Pese a ello, Hahn se declaró "optimista" al respecto y reiteró que la UE trabaja para aplicar los acuerdos de Minsk.

"Quizás logremos implementar Minsk más rápidamente de lo que habíamos pensado", afirmó, aunque admitió que habrá que hablar también en este contexto de sanciones.

El ministro lituano de Exteriores, Linas Linkevicius, fue el más duro a la hora de valorar la situación en el este de Ucrania.

"Si hay más de 60 tiroteos al día es difícil decir que se respeta" el alto el fuego, dijo, al tiempo que indicó que también es complicado comprobar la retirada de armamento pesado.

"Hay muchas señales de que solamente se están reagrupando, reposicionando. No son buenas noticias", recalcó, y abogó por "mantener la presión" a través de sanciones, "sobre todo después de que Crimea fuera tomada por órdenes de líderes rusos", afirmó.

Linkevicius hizo así referencia a que el presidente ruso, Vladímir Putin, reconoció en un documental emitido por la televisión estatal rusa que fue él mismo quien dirigió al detalle la operación militar para la "reunificación" del país con Crimea.

"No se pueden obviar este tipo de declaraciones. Las sanciones tienen que permanecer y después de prolongarlas contra individuos espero que se haga lo propio con las otras. Es la única manera de mantener la presión", recalcó.

El ministro británico de Asuntos Exteriores, Philip Hammond, dijo que el tema de las sanciones debe ser abordado en la cumbre europea esta semana, pero que espera que "tengamos un claro compromiso político para mantener las sanciones hasta que los acuerdos de Minsk hayan sido implementados en su totalidad".

"Es importante enviar una señal a los rusos de que estamos unidos y decididos y que tienen que cumplir sus compromisos antes de que puedan ser levantadas las sanciones", señaló.

El ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo, defendió que "las sanciones tienen que adecuarse y graduarse a lo que esté ocurriendo en el terreno", y dijo que "las noticias son mejores".

"La situación parece estable, y cuando las cosas están estables, en mi opinión no hay que incrementar las sanciones; tampoco reducirlas", dijo.

El titular luxemburgués, Jean Asselborn, por su parte, consideró que los acuerdos de Minsk "son una planta delicada, tenemos que tratarla con cuidado. No tiene alternativa. Hemos invertido mucho (...) y no podemos dejar que se marchite", sostuvo.

Para el titular austríaco, Sebastian Kruz, los acuerdos de Minsk son "aún la herramienta más fuerte para una solución", aunque haya "dificultades en la implementación", indicó al tiempo que pidió ver las sanciones "en el contexto de la evolución sobre el terreno y la aplicación de los acuerdos".

Su homólogo alemán, Frank-Walter Steinmeier, dijo que, a la vista de la evolución en los últimos días del alto el fuego que, indicó, se cumple "ampliamente", al igual que la retirada de las armas pesadas y el acceso a más lugares por parte de la OSCE, "opino que merece la pena trabajar en la aplicación de Minsk".

Un año después de la celebración "ilegal e ilegítima" del "referéndum" sobre Crimea y la anexión "ilegal" de la península y de Sebastopol por parte de Rusia, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, reiteró hoy en una declaración el firme compromiso de la UE con la soberanía y la integridad territorial de Ucrania.

Reiteró, entre otros aspectos, que la UE seguirá aplicando su política de no reconocimiento, incluido "mediante medidas restrictivas", es decir sanciones. 

Lea más: Causas y perspectivas de la crisis en Ucrania>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies