Los separatistas prorrusos piden a París y Berlín que presionen a Kiev

Los separatistas prorrusos del este de Ucrania pidieron hoy al presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, ejercer presión sobre las autoridades de Kíev para que cumplan con los acuerdos de paz de Minsk.

"Nos vemos obligados a dirigirnos a ustedes como garantes de los acuerdos de Minsk solicitando que presionen a Ucrania", señala un comunicado de los rebeldes, publicado por DAN, la agencia de noticias de los separatistas.

Los insurgentes piden "adoptar sanciones personales y económicas para obligar a las autoridades (en Kiev) cumplir con las medidas aprobadas por el grupo de contacto en Minsk" con una "activa participación" de Hollande y Merkel.

"En primer lugar, los militares ucranianos han violado los plazos de la retirada de armamento pesado, ni han presentado a la OSCE la información sobre su nueva ubicación, algo que confirman los observadores" internacionales, se denuncia en la misiva.

Los rebeldes también señalan que el Parlamento ucraniano "ni siquiera ha empezado a estudiar la delimitación de las zonas de las regiones de Donetsk y Lugansk a las que se conceden facultades especiales" de autogobierno dentro de Ucrania.

Además, llamaron a "suspender la ayuda financiera al Gobierno (de Kíev) hasta que las autoridades ucranianas levanten el bloqueo económico del Este de Ucrania y creen las condiciones para solucionar el conflicto político".

La autoproclamada república popular de Donetsk (RPD) dio un plazo de 24 horas a Kiev en forma de ultimátum para delimitar las zonas con estatus especial.

El Consejo de Seguridad y Defensa Nacional de Ucrania instó ayer a la Rada Suprema (Parlamento) a delimitar las zonas en régimen especial dentro de la línea de separación fijada en el Memorándum de Paz de Minsk de septiembre de 2014.

Mientras, Kiev y los separatistas volvieron hoy a acusarse de violar el alto el fuego y denunciaron más de 60 ataques por cada bando con uso de artillería pesada.

La RPD informó de que un civil y un combatiente prorruso han muerto en las últimas 24 horas como resultado de esos bombardeos, mientras que no hubo información sobre las bajas entre las filas de las tropas de Kíev.

A pesar del cese de hostilidades, Kiev y los milicianos prorrusos se acusan todos los días de continuas violaciones del alto el fuego.

Más de 6.000 personas, entre combatientes y civiles, han muerto en el este de Ucrania en los once meses que dura el conflicto, según el último informe de la ONU.

Lea más: Potenciales conflictos entre Rusia y la OTAN >>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies