Separatistas dicen haber retirado todo el armamento pesado en este de Ucrania

El líder de la autoproclamada república popular de Donetsk, Alexandr Zajárchenko, aseguró hoy que las milicias separatistas han retirado todo el armamento pesado de la zona de separación de fuerzas en el este de Ucrania.

"Nosotros hemos retirado todo el armamento de más de 100 milímetros de calibre. Ucrania, lamentablemente, no lo ha hecho. Hemos entregado a la OSCE todos los datos sobre los nuevos lugares de emplazamiento. Ucrania no lo ha hecho", dijo Zajárchenko a la prensa local.

Además, acusó a Kiev de seguir atacando Donetsk, principal bastión prorruso, en violación del alto el fuego que rige desde el pasado 15 de febrero y que fue acuñado por los acuerdos de paz de Minsk.

"Los acuerdos de Minsk son una gran victoria para la república popular de Donetsk. Ucrania, como país, intenta solucionar todo por la vía militar, sigue insistiendo en una solución de fuerza para el conflicto, y tienen intención de hacerlo en breve", agregó el dirigente separatista.

Por su parte, Eduard Basurin, subjefe del mando militar rebelde, recordó que "hoy es el último día de retirada de equipos militares y armamento" y que las milicias prorrusas ya han concluido el proceso, algo que la OSCE (Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa) aún no ha confirmado.

Las milicias tienen previsto retirar hoy, "por propia iniciativa", 24 morteros de 120 milímetros de calibre: nueve de la localidad de Telmanovo, nueve en Górlovka y seis en la zona de Donetsk.

"El repliegue de dicho armamento (los morteros) no está contemplado por los acuerdos alcanzados, por lo que responde al espíritu y no a la letra de los acuerdos de Minsk sobre el alto el fuego", precisó.

Según fuentes separatistas, los observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa inspeccionarán el armamento retirado (artillería y lanzaderas de misiles) y harán públicas las cifras.

Los separatistas mantienen que hoy concluyen los 14 días de plazo para la retirada del armamento de gran calibre de la línea de separación de fuerzas, el segundo punto de los acuerdos de paz de Minsk suscritos el pasado 12 de febrero.

El mando militar ucraniano informó hoy de que continúa el repliegue del armamento de gran calibre y que ayer comenzó la retirada de las lanzaderas de misiles Uragán, que serán transportadas en tren a sus nuevos lugares de emplazamiento.

"Llevamos haciéndolo varios días. Cada día retiramos armamento pesado y esperamos que esto también lo haga nuestro enemigo", dijo Ígor Lisenko, portavoz del mando militar ucraniano.

Anteriormente, ya retiraron de una franja de varias decenas de kilómetros de profundidad los cañones antitanque Rapira a partir del 26 de febrero; las piezas de artillería Akatsia desde el 4 de marzo; y las lanzaderas Grad, las más temidas por la población local, desde el 5 de marzo.

Esto fue confirmado en su informe por la misión de la OSCE que constató el desplazamiento de convoyes ucranianos con armamento hacia localidades situadas a 40 kilómetros como mínimo de Donetsk, principal bastión insurgente.

Ambos bandos advierten de que están preparados para devolver el armamento pesado a sus anteriores posiciones en caso de que la otra parte rompa el alto el fuego en vigor desde mediados de febrero y lance una nueva ofensiva.

Lea más: Por qué fracasaron otros intentos de llegar a la paz en Ucrania >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.