España cree que aún no es momento de revisar sanciones por crisis ucraniana

El ministro español de Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, opinó hoy que aún no ha llegado el momento de que la Unión Europea (UE) revise las sanciones que ha impuesto por la crisis en el este de Ucrania y que la prioridad es que las partes cumplan los acuerdos de paz de Minsk.

El ministro español de Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, opinó hoy que aún no ha llegado el momento de que la Unión Europea (UE) revise las sanciones que ha impuesto por la crisis en el este de Ucrania y que la prioridad es que las partes cumplan los acuerdos de paz de Minsk.

"En opinión de España, no ha llegado el momento de revisar la política de sanciones que hemos ya aprobado, ni en un sentido ni en otro. No tendría sentido aumentar o disminuir las sanciones en tanto que no evolucione la situación", dijo García-Margallo en una reunión informal de ministros de Exteriores de la UE.

Agregó que "es una situación que va evolucionando por días", por lo que pidió "estar muy atento y responder de forma adecuada y proporcional a los acontecimientos".

"Lo que hay que hacer es seguir alentando a las partes en conflicto a que respeten el alto el fuego y, en definitiva, los acuerdos de Minsk", defendió.

Para el ministro español, es necesaria "la retirada del material pesado" o "el establecimiento de una línea de separación neutralizada", así como "fortalecer, dar más medios a la OSCE (Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa), que es la que tiene que vigilar el cumplimiento de estos acuerdos e ir avanzando hacia una solución política en Ucrania".

García-Margallo recordó que los ministros comunitarios abordarán la crisis ucraniana en su consejo formal del 16 de marzo en Bruselas y anunció que él visitará Moscú los próximos lunes y martes para "evaluar la situación e intercambiar opiniones" con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov.

En la misma línea, la jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini, enfatizó que "ahora hay que concentrar los esfuerzos en la implementación de Minsk, ésa es ahora la prioridad".

La representante europea, que afirmó haber hablado el jueves con el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, dejó claro que "el apoyo a Minsk es el camino adelante".

Preguntada por si se mantiene la uniformidad de posiciones en el seno de la UE frente a las medidas restrictivas aplicadas contra Rusia por su papel en la crisis ucraniana, Mogherini aseguró: "seguiremos unidos en las sanciones a Rusia".

Sobre la posición del nuevo Gobierno griego en ese ámbito, la política italiana afirmó que ha trabajado "perfectamente bien" con el Ejecutivo de Alexis Tsipras, que mantiene "una actitud extremadamente constructiva".

Por su parte, el ministro lituano de Exteriores, Linas Linkevicius, que ha defendido una de las posturas en la UE más duras frente a la actuación de Moscú en esta crisis, valoró el alto el fuego contemplado en los acuerdos de Minsk porque "al menos no está muriendo gente por ahora", pero advirtió de que "nadie sabe qué puede seguir" después.

En todo caso, defendió que las sanciones actualmente en vigor sean extendidas al menos hasta finales de año y dijo desconocer que haya países que estén presionando para levantarlas.

El ministro belga, Didier Reynders, pidió dar prioridad a "las discusiones políticas previstas en los acuerdos".

Reconoció que "hay señales positivas sobre el terreno", pero aseguró que la UE está dispuesta a aprobar más sanciones si la situación empeora y que ello se abordará "de aquí a julio".

La titular sueca de Exteriores, Margot Wallström, dijo que la cuestión de las sanciones por la crisis ucraniana estará presente en la cumbre que celebrarán los próximos 19 y 20 de marzo en Bruselas.

Lea más: La recuperación económica de Rusia depende de la diversificación>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies