Hungría declara secreto de Estado por 30 años parte acuerdo nuclear con Rusia

El Parlamento de Hungría aprobó hoy una ley que establece como material reservado durante 30 años parte del contrato que firmó el país con Rusia para construir dos reactores adicionales en su única central nuclear.

El Parlamento de Hungría aprobó hoy una ley que establece como material reservado durante 30 años parte del contrato que firmó el país con Rusia para construir dos reactores adicionales en su única central nuclear.

La ley, aprobada con los votos de los diputados gubernamentales conservadores, clasifica como secretos los datos relacionados con los contratos, así como con las preparación y la toma de decisión sobre la ampliación de la planta atómica.

En enero de 2014 el gobierno de Viktor Orbán anunció la firma de un acuerdo con Rusia para la construcción de los reactores en la planta nuclear de Paks, a unos 100 kilómetros al sur de Budapest, aunque sin una licitación previa.

El acuerdo incluye un préstamo ruso para cubrir el 80 % de los costes de la ampliación de la central, a cargo de la corporación estatal Rosatom.

El acuerdo fue criticado tanto por la oposición húngara como por la Comisión Europea, que indicó el pasado 23 de febrero que está examinando si el tratado entre Rusia y Hungría respeta las normas europeas sobre ayudas estatales y licitaciones públicas.

La oposición de centro-izquierda argumentó que el acuerdo ahondaría la dependencia energética de Rusia y que se ha procedido de forma opaca.

Orbán, por su parte, defendió que la ampliación de capacidad de la planta asegurará que los húngaros puedan acceder a una energía más barata.

Pese a ello, según una encuesta reciente del instituto Medián el 60 por ciento de los húngaros está en contra de que los reactores sean construidos por Rusia, frente al 35 por ciento que apoya el proyecto, Según el portal informativo "Origo".

El gobierno explicó que es necesario establecer como secreta la operación debido a que se trata de una planta nuclear y por lo tanto es un asunto relacionado con la seguridad nacional.

La planta nuclear de Paks tiene cuatro reactores de hasta 500 megavatios de potencia cada uno, construidos en la década de 1970 y produce más del 40 por ciento de la energía consumida en Hungría.

El gobierno de Orbán ha sido criticado en los últimos meses por su política de acercamiento hacia Moscú y el presidente ruso, Vladimír Putin visitó Budapest hace dos semanas.

Lea más: Putin visita a Orbán, a quien considera su aliado en la Unión Europea>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.