El Kremlin insiste en que el gas pagado por Ucrania solo da para dos días

El Kremlin insistió hoy en que Ucrania sólo ha pagado por adelantado gas ruso para este mes de febrero, es decir, "hasta final de la semana", por lo que de no mediar otro pago Gazprom podría cerrar el grifo.

El Kremlin insistió hoy en que Ucrania sólo ha pagado por adelantado gas ruso para este mes de febrero, es decir, "hasta final de la semana", por lo que de no mediar otro pago Gazprom podría cerrar el grifo.

"Por ahora continúa el diálogo entre (Alexei) Miller (presidente de Gazprom) y sus colegas ucraniamnos de Naftogaz", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, a los periodistas, según medios rusos.

"Ayer se habló de un intercambio de cartas y se ha constatado que la situación es como decimos, que sólo queda gas pagado por adelantado para unos cuantos días, en realidad hasta final de la semana", agregó.

Peskov incidía así en lo declarado ayer por el presidente ruso, Vladímir Putin, acerca de que "lo que ha abonado la parte ucraniana da para tres o cuatro días de suministro. Si no hay prepago, Gazprom lo cortará en virtud del contrato".

El portavoz también dijo que tanto el gigante gasístico ruso como el ministerio de Energía están en contacto permanente con los socios europeos para tratar acerca de la cuestión del gas para Ucrania, pero aclaró que "una cosa son las consultas y otra los suministros".

En los últimos días, Rusia y Ucrania han entrado en una nueva "guerra del gas" esta vez provocada por el hecho de que Moscú comenzó a enviar gas directamente a las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk el pasado día 19, después de que Kiev cortara los suministros.

Putin elevó ayer el tono de este contencioso y llegó a decir que el corte de suministro de energía por parte de Kiev a las regiones separatistas del este "huele a genocidio".

"Por si no bastara con que allí (en Donetsk y Lugansk) se pasa hambre, y con que la OSCE haya constatado que hay una catástrofe humanitaria, encima les cortan el gas. ¿Cómo se llama eso? Eso ya huele a genocidio", dijo Putin en conferencia de prensa.

Y recordó que en esas zonas, además de las milicias rebeldes también viven "niños, mujeres y ancianos (...) que nada tienen que ver con el conflicto".

El fondo de la disputa es a quién le corresponde pagar el gas que reciben de Gazprom los territorios del este de Ucrania controlados por los separatistas.

Kiev se niega a pagar por ese gas tras argumentar que no puede controlar ni los volúmenes ni el uso que le dan los sublevados.

Moscú, sin embargo, ya ha señalado que se cobrará ese consumo del dinero pagado por adelantado por Kiev por los suministros de este mes de febrero.

"Suministraremos hasta que haya dinero, incluidos por supuesto los volúmenes que, por motivos humanitarios, estamos transfiriendo en estos momentos por una ruta alternativa a las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk", dijo la semana pasada el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev.

La Comisión Europea (CE) ha expresado su preocupación por esta disputa y el comisario de Energía, Maros Sefcovic, ha propuesto "contabilizar por separado" el gas que se envía a las zonas rebeldes, mientras trata de organizar una reunión a tres bandas, con participación de los ministros de Energía ruso y ucraniano, para tratar el asunto.

La amenaza de cortar el gas a Ucrania también afecta a muchos países europeos, ya que cerca del 15 por ciento del gas que consume la UE pasa por el territorio ucraniano.

Lea más: Los suministros de Gazprom a Donbass avivan la 'guerra del gas'>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies