Preocupación en Holanda por posible amnistía de autores de derribo de avión

Diputados holandeses han pedido hoy al Gobierno de Mark Rutte que explique las consecuencias de una eventual amnistía general para los participantes en el conflicto en el este de Ucrania en relación a la investigación del derribo del vuelo de Malaysia Airlines el pasado mes de julio.

Diputados holandeses han pedido hoy al Gobierno de Mark Rutte que explique las consecuencias de una eventual amnistía general para los participantes en el conflicto en el este de Ucrania en relación a la investigación del derribo del vuelo de Malaysia Airlines el pasado mes de julio.

El titular holandés de Asuntos Exteriores, Bert Koenders, dijo hoy a la cadena de televisión pública Nos que no tenía aún todos los detalles del acuerdo alcanzado en Minsk, pero reiteró que Holanda insiste en que los autores del derribo del avión deben ser llevados ante la Justicia.

"Lo principal para Holanda es que los autores sean llevados ante la Justicia y sean condenados", afirmó Koenders.

Un avión de la aerolínea malaya con 298 pasajeros y tripulantes a bordo que cubría la ruta entre Amsterdam y Kuala Lumpur fue derribado el 17 de julio de 2014 por un misil tierra-aire disparado desde una zona del este de Ucrania controlada por las milicias prorrusas, según informes preliminares de la investigación.

De las víctimas, 196 tenían nacionalidad holandesa, y el resto eran de una decena de países.

El acuerdo de Minsk, forjado tras quince horas de negociaciones entre los líderes de Rusia, Ucrania, Alemania y Francia, pretende poner fin a diez meses de hostilidades que amenazan la estabilidad de toda Europa y establece un alto el fuego en el este de Ucrania a partir del próximo domingo, así como una amnistía general para los participantes en el conflicto, entre otros puntos.

Prevé en concreto la retirada de todo el armamento pesado a la misma distancia por parte de ambos bandos con el fin de crear una zona de seguridad.

Lea más: MH-17, la fotografía de la discordia>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.