Polémica entre Polonia y Rusia por organización del aniversario de la Segunda Guerra Mundial

La decisión de Polonia de organizar un gran acto el próximo 8 de mayo para conmemorar el 70 aniversario del final de la II Guerra Mundial ha abierto una nueva polémica con Moscú, que un día después acoge el desfile militar anual con el que celebra el fin del conflicto.

El presidente polaco, Bronislaw Komorowski, aseguró hoy en declaraciones a la prensa local que el objetivo del evento que se organiza en Gdansk (norte del país) "no es estropear la conmemoración rusa por la victoria militar".

Los planes de la Presidencia polaca incluyen una gran conferencia para historiadores y un acto al que se invitará a mandatarios internacionales el 8 de mayo, coincidiendo con el día de 1945 en el que Alemania presentó su rendición incondicional y puso fin al conflicto en Europa.

Si finalmente Gdansk acoge ese gran acto, es posible que varios de los líderes que acudan a Polonia no participen después en las celebraciones en Moscú debido a la cercanía de ambos eventos.

La polémica fue avivada ayer por el ministro polaco de Exteriores, Grzegorz Schetyna, quien consideró que "no es natural que los actos que conmemoran el final de la guerra tenga lugar en el lugar donde la guerra comenzó (la Unión Soviética invadió Polonia en 1939)", en referencia al desfile de la Victoria que cada año acoge la capital rusa.

"¿Por qué todo el mundo tiene que ver normal que Moscú acoja la celebración del fin de la guerra y no, por ejemplo, Londres o Berlín, lo que sería aún más natural?", se preguntó Schetyna en declaraciones a una radio local.

Sus palabras fueron respondidas por el viceministro ruso de Exteriores, Grigory Karasin, quien acusó a Schetyna de protagonizar "torpes intentos para poner en duda los resultados de la II Guerra Mundial y el papel de la Unión Soviética como el ganador en ese conflicto".

"Con estas declaraciones Schetyna hace que la vergüenza caiga sobre la diplomacia polaca", lamentó Karasin, según las palabras recogidas por la prensa polaca.

Ambos políticos protagonizaron recientemente otro cruce de declaraciones con motivo de la organización del 70 aniversario de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz, al que presuntamente el presidente ruso, Vladimir Putin, no fue invitado.

El ministro polaco dijo entonces que Auschwitz había sido liberado el 27 de enero de 1945 por tropas ucranianas, cuando realmente habían sido soldados ucranianos englobados en el ejército soviético.

Su afirmación despertó la ira de Moscú, que consideró que Schetyna menoscababa la importancia de los soldados soviéticos en la resolución de la Guerra Mundial y le acusó de intentar "reescribir la historia".

Las relaciones entre Polonia y Rusia, que nunca han sido fáciles debido a la compleja historia que ambos países arrastran, atraviesan uno de sus peores momentos a cuenta de la guerra en Ucrania, ya que Varsovia apoya al Gobierno de Kiev mientras que Moscú respalda a los separatistas del este del país.

Lea más: Tensiones entre Rusia y Polonia en el aniversario de la liberación de Auschwitz >>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies