Kiev y Moscú alcanzan acuerdos parciales que podrían desbloquear el diálogo

Kiev y Moscú alcanzaron ayer dos acuerdos parciales que, de implementarse, podrían contribuir a desbloquear las negociaciones y encauzar el proceso de pacificación del este de Ucrania, tras una semana de gran violencia en la región.

El ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, aseguró tras reunirse a las afueras de Berlín con sus homólogos ruso, Sergéi Lavrov, ucraniano, Pavló Klimkin, y francés, Laurent Fabius, que Moscú y Kiev habían acordado retirar el armamento pesado del frente y relanzar las conversaciones a través del grupo internacional de contacto.

Tras varias semanas de intensas negociaciones y nulos resultados, Steinmeier tildó los frutos de esta nueva reunión de un "verdadero avance", aunque se mostró cauteloso y abogó por esperar a que de verdad se implemente lo escrito en el terreno.

Según lo acordado, la evacuación del armamento pesado en el este de Ucrania prevista en el Memorando de Minsk comenzará por la denominada línea de demarcación, la frontera entre el territorio controlado por los rebeldes prorrusos y el que defiende el ejército ucraniano.

El Memorando de Minsk preveía la retirada del armamento pesado de la zona en conflicto, pero no detallaba cómo se realizaría este proceso y el pacto de hoy elabora este punto considerado fundamental tanto por las partes en conflicto como por los mediadores europeos.

Además, Ucrania y Rusia acordaron que el grupo internacional de contacto se vuelva a reunir lo antes posible con el objetivo concreto de negociar cómo se puede distribuir la muy necesaria ayuda humanitaria en la zona.

Asimismo, estipularon que el grupo de contacto debe poner en marcha equipos de trabajo que elaboren sobre los distintos puntos del Memorando de Minsk.

Pese a haberse logrado estos dos acuerdos concretos, Steinmeier optó por la cautela y abogó porque estos puntos no sólo se pongan por escrito, sino que se conviertan en una realidad sobre el terreno.

"Si se realiza lo acordado, estaremos un paso más cera de la cumbre (de líderes) de Astaná que muchos esperan", afirmó Steinmeier en referencia a un encuentro entre los líderes de Ucrania y Rusia, con la mediación franco-alemana, en Kazajistán.

En este sentido, el comunicado conjunto emitido tras el encuentro asegura que sólo "los progresos tangibles en la implementación concreta del Memorando de Minsk" llevarán a la cumbre de Astaná, tal y como señaló recientemente la canciller alemana, Angela Merkel

En concreto, son especialmente importantes los puntos del acuerdo de Minsk relativos a "la creación de las condiciones necesarias para un alto el fuego efectivo, un acuerdo sobre las modalidades para la entrega de ayuda humanitaria y la continua liberación de prisioneros", según el texto.

El ministro de Exteriores alemán, el único que compareció ante los medios tras el encuentro, se mostró satisfecho porque Lavrov mostró la disposición del Gobierno ruso a ejercer "la influencia necesaria" sobre los rebeldes prorrusos del este de Ucrania para que cumplan con lo pactado en Berlín.

"Espero que esto tenga consecuencias", agregó Steinmeier.

No obstante, el titular de Exteriores alemán reconoció que las negociaciones ante este conflicto están llevando "a todos a los límites de la paciencia".

El ministro indicó también que el conflicto está teniendo graves repercusiones humanitarias en la zona y que está lastrando también las economías de Rusia y Ucrania.

El encuentro de hoy fue el cuarto que celebran los ministros de Exteriores de Rusia, Ucrania, Alemania y Francia en Berlín para tratar de buscar una salida diplomática a la crisis del este de Ucrania.

La reunión tuvo lugar diez días después de la última, en la que no se logró ningún avance, y tras un notable empeoramiento de la violencia en la región.

En los últimos días, los combates se han propagado por toda la provincia de Donetsk y por la vecina provincia de Lugansk.

Por ese motivo, el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, se vio obligado a abandonar hoy antes de tiempo el Foro Económico de Davos, donde denunció la presencia de 9.000 soldados rusos en el este ucraniano, de los que según él unos 2.000 cruzaron la frontera en los últimos días.

Por su parte, los Ministerios de Exteriores y de Defensa rusos han negado estas acusaciones, y el jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, apostilló que tanto Ucrania como la OTAN carecen de pruebas al respecto.

Lea más: La tregua en el este de Ucrania estalla en una guerra abierta >>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies