Putin: Rusia responderá a amenazas sin verse abocada a carrera armamentista

El presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró ayer que Rusia responderá a las amenazas, pero sin verse abocada a una costosa carrera armamentista como durante la Guerra Fría.

El presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró ayer que Rusia responderá a las amenazas, pero sin verse abocada a una costosa carrera armamentista como durante la Guerra Fría.

"Podemos y debemos responder a esas amenazas, pero sin vernos abocados a una carísima guerra armamentista", dijo Putin durante la reunión de la comisión militar estatal, citado por la agencia estatal RIA-Novosti.

Al aludir a las amenazas, Putin recordó que "otros países declaran abiertamente sus aspiraciones geopolíticas sin renunciar a la abierta injerencia en los asuntos internos de países independientes".

En clara alusión a Estados Unidos, agregó que esos países "amplían y modernizan sus arsenales militares".

"No tenemos intención de vernos abocados a una carísima carrera armamentista. Rusia no amenaza a nadie y todos los contenciosos intenta solucionarlos en la mesa de negociaciones", subrayó.

En su opinión, en materia de armamento y defensa nacional, Rusia debe apostar por "las altas tecnologías".

"Seguiremos fortaleciendo nuestras Fuerzas Armadas (...) para que sean modernas, móviles y estén bien equipadas, y sean capaces de cumplir su principal misión: neutralizar los riesgos y las amenazas políticas, las amenazas potenciales para la seguridad de nuestro país", declaró.

Aunque matizó que los planes de rearme hasta 2025 deben ser "realistas" y tener en cuenta tanto las posibilidades presupuestarias como la difícil situación económica, Putin subrayó que Rusia "debe garantizar de manera fiable su soberanía, integridad e intereses nacionales".

Además, el jefe del Kremlin advirtió de que, a diferencia de Rusia, otras potencias mundiales han optado por "una política de presión militar".

"Esto se hace acompañado por declaraciones sobre el derecho internacional y el deseo de solucionar los problemas a través de negociaciones", agregó.

Putin aseguró que el gasto en defensa de Estados Unidos y otros países "es incomparable" al de Rusia, cuyo presupuesto militar asciende a 68.000 millones de dólares y rondará los 100.000 millones en 2016.

El líder ruso insistió en que el armamento que equipará a las Fuerzas Armadas rusas debe tener en cuenta los principios acuñados en la doctrina militar aprobada a finales de 2014 y que contempla los cambios geopolíticos provocados por los acontecimientos en Ucrania.

Entre las principales amenazas exteriores para Rusia, la doctrina destaca el incremento del potencial militar de la OTAN y su acercamiento a las fronteras rusas y el despliegue del escudo antimisiles de EEUU en Europa.

El documento, descrito como defensivo por Putin, introduce el concepto de "contención no nuclear", que consiste en mantener en el estado de máxima alerta a las Fuerzas Armadas de Rusia como maniobra disuasoria con el fin de prevenir posibles conflictos.

El Ejército ruso recibirá previsiblemente este año más de 50 nuevos misiles intercontinentales capaces de superar el escudo norteamericano.

Lea más: El nuevo Plan de Defensa de Rusia>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies