Yatseniuk: El conflicto armado en Ucrania no es interno sino con Rusia

El primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, aseguró hoy que la guerra en el este del país no debe ser calificada como civil, sino como un conflicto armado entre dos países provocado por la agresión de la vecina Rusia.

El primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, aseguró hoy que la guerra en el este del país no debe ser calificada como civil, sino como un conflicto armado entre dos países provocado por la agresión de la vecina Rusia.

"No tenemos un conflicto dentro de Ucrania. El conflicto militar bilateral entre Ucrania y Rusia ha sido provocado por la agresión militar rusa, la anexión de Crimea y la invasión del territorio oriental de Ucrania", dijo Yatseniuk en una rueda de prensa conjunta con la jefa del Ejecutivo polaco, Ewa Kopacz, de visita en Kiev.

El primer ministro ucraniano también acusó a Rusia de estar detrás de la renovada capacidad ofensiva que han demostrado los separatistas prorrusos en los últimos días, en los que se han reactivado los combates prácticamente en todo el este de Ucrania.

"Ucrania y toda la comunidad internacional tienen pruebas irrefutables de envíos de armamento y fuerza viva a Ucrania desde Rusia", subrayó Yatseniuk, quien señaló que los rebeldes han recibido recientemente de Moscú tanques, cañones de artillería, radares y sistemas lanzamisiles.

Kiev, que siempre ha sostenido que Rusia está detrás de la sublevación prorrusa que estalló el pasado abril en las regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk, también acusó a Moscú de organizar atentados terroristas en otros territorios del país, entre ellos el que ayer causó catorce heridos en la ciudad de Járkov.

"La Federación de Rusia continúa la guerra contra Ucrania y también comete atentados terroristas en territorio de nuestro Estado. Un ejemplo de la enésima acción de Rusia contra la población civil es la explosión en Járkov", denunció un comunicado del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa ucraniano publicado esta madrugada.

Catorce personas resultaron heridas anoche tras la explosión de un artefacto de fabricación casera que se activó a las puertas de un juzgado de Járkov al término del juicio contra Mijail Sokolov, un nacionalista radical ucraniano acusado de tenencia ilícita de armas.

Entre los heridos, cuatro de los cuales se encuentran en estado grave, está la hija del acusado, de 18 años, y varios miembros de la formación ultranacionalista "Pravi Sektor" (Sector de Derechas), que se acercaron al juzgado para apoyar a Sokolov.

"Se activó un artefacto explosivo casero fijado de alguna manera al suelo", explicó a los medios locales una fuente policial, que precisó que la bomba estaba cargada de metralla para causar el mayor daño posible.

Los combates entre las fuerzas de Kiev y los separatistas prorrusos se han reanudado a lo largo de todo el frente y las dos partes informan de cientos de muertos en el bando enemigo al tiempo que desmienten las informaciones de sus contrarios.

Las hostilidades, que han devenido en nuevos ataques con artillería contra las zonas residenciales de la ciudad de Donetsk y también contra otras localidades del este ucraniano, han sepultado definitivamente la frágil tregua que regía desde el pasado 9 de diciembre.

Decenas de civiles y combatientes de ambos bandos han muerto o resultado heridos tras la escalada del conflicto.

Según la ONU, casi 5.000 personas han perdido la vida en el este de Ucrania desde el pasado abril, cuando Kiev lanzó una operación militar contra la sublevación separatista que estalló tras el derrocamiento del presidente Víktor Yanukóvich, en febrero de 2014.

Lea más: Rusia y Occidente incapaces de acordar un plan de paz para Ucrania>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.