España plantea que Ucrania y Rusia lleven caso Crimea a justicia en La Haya

El ministro español de Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, planteó hoy a sus homólogos de la Unión Europea (UE) que Ucrania y Rusia intenten solucionar su disputa sobre Crimea ante la justicia internacional en La Haya.

"Siendo dos relatos contradictorios y difícilmente conciliables, la única solución, muy difícil en estos momentos de imaginar, pero la única que se me ocurre, es que las dos partes accediesen a someter la cuestión al tribunal de La Haya", indicó García-Margallo en una rueda de prensa al término de un Consejo de Ministros de Exteriores de la UE que debatió la relación con Rusia.

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, dirime en los conflictos territoriales entre países.

García-Margallo pidió diferenciar "dos situaciones de hecho" y aseguró que sobre Crimea, península ucraniana anexionada por Rusia, hay un "relato contradictorio".

"Ucrania esgrime que la anexión de Crimea se hizo después de un referendo ilegal contra la legalidad interna", señaló, mientras que "Rusia argumenta que la cesión (de ese territorio) en 1954, por ser contraria a la Constitución de la entonces Unión Soviética, debería carecer de valor", comentó.

En todo caso, García-Margallo afirmó que se trata de "una idea absolutamente embrionaria y personal", y pidió que, "si no es buena, se aporten otras ideas que puedan descongelar" el conflicto ruso-ucraniano.

Sobre las dos regiones del este de Ucrania controladas por separatistas prorrusos, el ministro español indicó que "la cuestión es completamente diferente" pues "el único relato válido es el ucraniano", en cuanto a que se celebraron allí "referendos contrarios a la Constitución de Ucrania y no pueden ser aceptables ni aceptados por la comunidad internacional".

Instó a que se celebren elecciones en esas regiones "de acuerdo a la legislación ucraniana y no otra" y a que las autoridades que salgan del proceso electoral "tengan un ámbito de actuación limitado a lo que la Constitución ucraniana permite".

"Puede discutirse la descentralización, la federalización, pero no será admisible una declaración unilateral de independencia", comentó.

Según García-Margallo, "no es posible una estabilización de Ucrania sin la cooperación de Rusia".

"Esa descongelación sólo será posible si Rusia acepta acatar la legalidad internacional, claramente infringida" en Crimea y en el este ucraniano, apuntó.

En el Consejo de hoy, los ministros de Exteriores de la UE mostraron diferentes opiniones sobre la posibilidad de relajar las sanciones impuestas a Rusia por su papel en la crisis ucraniana e impulsar una nueva estrategia de relaciones para retomar la cooperación sectorial.

Fuentes comunitarias aseguraron al término de la reunión que hoy "ha empezado un debate estratégico sobre las relaciones con Rusia que seguirá en marzo".

En las discusiones se recalcó que las decisiones sobre sanciones "sólo se basarán en mejoras sobre el terreno" y "en la aplicación" de los acuerdos de paz de Minsk entre las autoridades ucranianas y los separatistas prorrusos del este.

Ese debate sobre la posibilidad de cambiar el tono de Europa hacia Rusia no ha sido bien recibido por algunas delegaciones, que creen que no hay razones para plantear ese asunto teniendo en cuenta el recrudecimiento del conflicto en el este ucraniano y que no se están aplicando los puntos del pacto de Minsk, según fuentes europeas.

El resultado del debate de los ministros se presentará a los líderes de la UE en la cumbre que celebrarán en marzo, cuando empezarán a vencer las primeras sanciones impuestas hace casi un año por la Unión por desestabilizar el territorio ucraniano.

Lea más: La UE prohíbe las inversiones en Crimea >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.