Berlín avanza que Putin y Poroshenko no se reunirán este jueves en Astaná

Berlín avanzó el lunes que este jueves no se celebrará en Astaná la reunión entre los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y Ucrania, Petro Poroshenko, con la mediación de la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande.

Berlín avanzó el lunes que este jueves no se celebrará en Astaná la reunión entre los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y Ucrania, Petro Poroshenko, con la mediación de la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande.

Así lo indicó en una breve comparecencia ante la prensa el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, al término de la reunión que mantuvo a las afueras de Berlín con sus homólogos de Rusia, Sergei Lavrov, Ucrania, Pawlo Klimkin, y Francia, Laurent Fabius.

A su juicio, no se dan las "condiciones" necesarias para que este encuentro de alto nivel tenga lugar, ya que es preciso que antes se cumpla lo pactado entre Kiev y Moscú en el Memorando de Minsk, que incluye un alto el fuego "efectivo" y establece cómo ha de distribuirse la ayuda humanitaria.

Steinmeier agregó que los cuatro ministros estuvieron de acuerdo en resaltar en este contexto la importancia de una nueva reunión del grupo de contacto internacional.

Un comunicado conjunto posterior pide "una reunión del grupo de contacto en los próximos días para realizar progresos en la implementación integral del Memorando de Minsk, incluida la creación de las condiciones relevantes para un alto el fuego efectivo, un acuerdo sobre las modalidades para entregar ayuda humanitaria y la liberación continuada de prisioneros".

La realización de estas cuestiones, prosigue la nota, "contribuirían a preparar el camino para la celebración de una cumbre exitosa en Astaná".

La imposibilidad de convocar la cumbre de líderes de Rusia, Ucrania, Alemania y Francia, que se había prefijado para el 15 de enero, pone de relieve las diferencias hasta ahora insalvables entre Kiev y Moscú.

Merkel aseguró recientemente que solamente acudiría a Astana si se avanzaba en la aplicación del Memorando de Minsk y se vislumbran "avances concretos" que fraguar en este encuentro, elementos que por el momento no se dan.

Para Berlín es clave que se implementen en su integridad el Memorando de Minsk, que prevé un alto del fuego efectivo, un formato concreto de contactos, el repliegue del armamento pesado, la creación de una zona de seguridad de 30 kilómetros de profundidad y la apertura de corredores para cargas humanitarias.

Steinmeier, que volvió a recalcar "el difícil camino hacia una solución", indicó asimismo que de avanzarse en este sentido los cuatro ministros podrían volver a reunirse la semana que viene.

Para los cuatro ministros es "claro", señaló el jefe de la diplomacia alemana, que hay que evitar a toda costa un "recrudecimiento del conflicto" y trabajar para rebajar el nivel de violencia en el este de Ucrania.

El ministro de Exteriores alemán dijo que el intercambio de pareceres fue "abierto" pero que las "diferencias de opinión" son persistentes y es "complicado realizar avances".

El encuentro del lunes sucedió a las conferencias telefónicas que el sábado mantuvo Merkel por separado con Putin y Poroshenko, a los que reiteró su disposición a asistir a la cumbre de Astaná.

La cumbre en Kazajistán fue anunciada a finales de diciembre por Poroshenko y debía celebrarse en el denominado "formato Normandía", con los líderes de los cuatro países.

El "formato Normandía" alude a la reunión mantenida el junio pasado durante el aniversario del desembarco aliado en la Segunda Guerra Mundial que supuso el primer acercamiento entre Poroshenko y Putin y abrió la puerta a una tregua entre los dos bandos enfrentados en el este de Ucrania. 

Lea más: Mueren cuatro soldados ucranianos en combates con milicias prorrusas>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.