Rusia declara que tomará "medidas adecuadas" ante una ampliación de la OTAN

Rusia advirtió hoy de que se verá obligada a adoptar "medidas adecuadas" ante una eventual ampliación de la OTAN hacia el Este, tras la declaración de Ucrania de renunciar a su estatus de Estado no alineado.

Rusia advirtió hoy de que se verá obligada a adoptar "medidas adecuadas" ante una eventual ampliación de la OTAN hacia el Este, en alusión a las aspiraciones de Ucrania de incorporarse a la Alianza Atlántica.

"La posible ulterior ampliación de la OTAN hacia el Este (...) afectará directamente a los intereses nacionales de la seguridad de Rusia y obligará a nuestro país a adoptar las necesarias medidas adecuadas", declaró el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Alexandr Lukashévich.

El diplomático indicó que "da la impresión de que las actuales autoridades ucranianas ven el acercamiento con la Alianza Atlántica como una alternativa al desarrollo de relaciones normales con Rusia".

Según Lukashévich, esta postura puede "complicar aún más las relaciones bilaterales con esta república hermana y obstaculizar la solución a una serie de asuntos relativos a la cooperación en diversos ámbitos".

El Parlamento ucraniano aprobó este martes unas enmiendas legislativas por las que Ucrania renunció a su estatus de país no alineado y en las que se declara el propósito de ingresar en la OTAN.

Las modificaciones fueron propuestas por el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, e incluyen directamente una norma sobre la cooperación con la OTAN "para cumplir con los criterios necesarios para ser miembro de esta organización".

En el documento con el que acompañó sus iniciativas, Poroshenko argumentó que la "agresión de Rusia a Ucrania", la "anexión ilegal" de Crimea y "la intervención militar en las regiones orientales" obligan a buscar garantías más eficaces de independencia, soberanía, seguridad e integridad territorial de Ucrania".

El portavoz de la diplomacia rusa señaló que la decisión del Parlamento ucraniano "causa perplejidad", porque ha sido adoptada precisamente en un momento en que "se observan tendencias positivas en el arreglo de la crisis en el este de Ucrania".

"Estamos convencidos de que la deriva euroatlántica en la política interior y exterior del Estado ucraniano difícilmente ayudará al país a salir de su profunda crisis política y económica", subrayó Lukashévich.

Lea más: El gran experimento de Putin: Política exterior de Rusia en 2014>>>