Lavrov defiende la firmeza de la asociación estratégica con Cuba

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha afirmado que la asociación estratégica ruso-cubana es sólida y no teme que la anunciada normalización de relaciones entre EEUU y Cuba suponga el comienzo del alejamiento del país caribeño de Rusia.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha afirmado que la asociación estratégica con Cuba es sólida y no teme que la anunciada normalización de relaciones entre La Habana y Washington suponga el comienzo del alejamiento del país caribeño de Rusia.

"La última visita del presidente Vladímir Putin a La Habana y la reciente reunión de la comisión intergubernamental para cooperación económica han demostrado, y para nosotros es evidente, que nuestra asociación estratégica con Cuba es sólida", dijo Lavrov en una entrevista publicada hoy por el periódico "Kommersant".

Recalcó que "los cubanos, al igual que los rusos, nunca olvidan a quienes les apoyaron en los momentos difíciles y no van a poner en riesgo sus intereses fundamentales en la profundización de la asociación estratégica" entre ambos países.

El ministro de Exteriores destacó que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al anunciar la normalización de las relaciones con La Habana, tuvo el "valor decir que su Administración comprendió que el bloqueo (a Cuba) no sirvió para nada".

"Espero que para entender la inutilidad de este tipo de bloqueos a otros países se necesite menos tiempo", dijo Lavrov en alusión a los más de 50 años del bloqueo a Cuba y a las actuales sanciones occidentales a Rusia por su postura frente la crisis ucraniana.

Al mismo tiempo, el jefe de la diplomacia rusa advirtió de que no hay que engañarse sobre cuán rápido podría avanzar la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, pues "sólo se han dado los primeros pasos".

"Son bastante importantes en el ámbito humanitario, pero en gran medida simbólicos, porque la parte fundamental de las restricciones comerciales se mantiene", explicó.

Además, Lavrov, recordó que no todo depende del presidente de Estados Unidos y que a partir del 1 enero próximo los republicanos tendrán el control total del Congreso estadounidense.

"No sé si los republicanos tendrá el valor y el sentido común para valorar esta situación desde el punto de vista de los intereses de EE.UU. (...), y no del de un pequeño grupo de electores anticastristas", señaló.

Lea más: Lo más destacado de las relaciones ruso-latinoamericanas en 2014>>>