Líderes UE debatirán plan de inversiones de la CE y situación Ucrania y Rusia

El multimillonario plan de inversiones de la Comisión Europea (CE) para generar crecimiento y empleo, la situación en Ucrania y las relaciones con Rusia centrarán el jueves y el viernes la cumbre de jefes de Estado

El multimillonario plan de inversiones de la Comisión Europea (CE) para generar crecimiento y empleo, la situación en Ucrania y las relaciones con Rusia centrarán el jueves y el viernes la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE).

El Consejo Europeo de estos dos días, el primero bajo la presidencia del polaco Donald Tusk, reunirá a los líderes europeos a partir de las 15.00 GMT del jueves para abordar una agenda menos extensa que en otras ocasiones y centrada en algunos de los problemas que más preocupan ahora a los Veintiocho.

La situación económica de la Unión en general, y en particular la de la zona euro, sigue teniendo zonas de sombra, y la UE quiere atajarlo con la puesta en marcha del plan de inversiones de 315.000 millones de euros presentado por el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker.

De los Veintiocho se espera que "den luz verde a la creación de un Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (EFSI, por su sigla en inglés) y a un procedimiento legislativo rápido que permita su activación" lo antes posible, ya que se prevé que esté efectivo a mediados de año, dijeron hoy fuentes europeas.

Otras fuentes diplomáticas dijeron que de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE se espera "un mensaje político de que hace falta una acción voluntarista con acento en las inversiones y con la puesta en marcha de políticas más eficaces".

Entre ellas apuntaron, además de animar las inversiones, seguir con las medidas para la consolidación presupuestaria y con las reformas estructurales que contribuyan de forma efectiva al crecimiento y el empleo.

"El Consejo Europeo subrayará que las nuevas inversiones deberían centrarse en un contexto que lleve a toda la UE a la creación de empleos y a una recuperación económica duradera", señalaron las fuentes.

Los líderes no entrarán en la discusión del reparto de los fondos, en las eventuales aportaciones nacionales o el método para el reparto de los recursos de ese fondo, dijeron fuentes diplomáticas, que señalaron que sí harán un llamamiento para que el plan Juncker empiece a funcionar con prontitud.

En el plenario del Parlamento Europeo (PE) en Estasburgo (Francia), Juncker y los eurodiputados coincidieron hoy en reclamar a los Veintiocho que de esta cumbre sí salgan ya aportaciones voluntarias al EFSI para aumentar su impacto.

Ese Fondo se dotará inicialmente con una garantía de 16.000 millones de euros de las arcas comunitarias y otros 5.000 millones del Banco Europeo de Inversiones (BEI), a las que se podrán sumar las contribuciones de los países de manera voluntaria.

El otro foco de discusión de los líderes europeos será la evolución de la situación en Ucrania y una discusión estratégica sobre las implicaciones de la crisis de ese país y su impacto en las economías vecinas, en especial con Rusia, donde el peso de las sanciones europeas y estadounidenses por la anexión de Crimea están pasando factura a su economía.

"La crisis en Ucrania sigue siendo una seria preocupación", señaló Tusk en la tradicional carta que se envía a los líderes desde el Consejo Europeo en la víspera de su reunión, y en la que el político polaco señala que "es importante que del Consejo salga un mensaje político claro".

Respecto a Ucrania, las fuentes indicaron que los Veintiocho felicitarán a las autoridades de Kiev por la formación del nuevo Gobierno y saludarán su "determinación para acometer las reformas políticas y económicas" que el país necesita.

En cuanto a Rusia, fuentes europeas señalaron que "es un problema estratégico para la Unión desde hace meses, y algo que los líderes tienen que abordar".

"Nos preocupa la situación económica en Ucrania y todo el mundo sabe que la de Rusia tendrá un impacto en la ucraniana", agregaron.

La caída de los precios del petróleo y el impacto de las sanciones económicas occidentales a Moscú por su implicación en la crisis ucraniana y la anexión de la península de Crimea tienen un fuerte impacto en la economía rusa y en el desplome del rublo, a lo que se añade la propia situación macroeconómica de ese país.

Las pérdidas que esas sanciones han ocasionado a la economía de ese país han sido cifradas por sus autoridades en noviembre pasado en torno a los 32.500 millones de euros anuales, mientras que el descenso del 30 % del precio del petróleo le habrían hecho perder de entre 73.100 y 81.300 millones de euros.

Lea más: La nueva política rusa respecto a Europa>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.