India y Rusia ponen energía nuclear y más defensa para triplicar su comercio

La India y Rusia rubricaron hoy su intención de triplicar sus relaciones comerciales durante la próxima década con acuerdos para instalar diez plantas de energía nuclear y la ratificación del papel protagonista que Nueva Delhi da a Moscú en su política de defensa.

"Aunque las opciones de la India han aumentado, Rusia sigue siendo nuestro socio en defensa más importante", resaltó Modi al terminar el primer "cara a cara" mantenido por ambos gobernantes desde que el líder indio llegó al poder en mayo.

El encuentro se dio en la XV Cumbre Anual India-Rusia, que sirvió para cerrar acuerdos como la fabricación en suelo indio de equipos rusos para centrales nucleares y de uno de los helicópteros más avanzados con que cuenta Rusia.

La India instalará al menos diez reactores nucleares con tecnología rusa en el marco de "una ambiciosa visión sobre energía nuclear" entre ambos socios, que "incluirá la fabricación de equipamiento y componentes" en suelo indio, dijo Modi en la comparecencia conjunta con Putin ante la prensa.

El Gobierno indio facilitará a Rusia la búsqueda de nuevos emplazamientos para instalar centrales nucleares como la que ya funciona con apoyo ruso en Kudankulam, en el sur del país asiático.

Con los ojos de la práctica totalidad de productores de armas puestos en la India, el principal mercado importador del mundo, Modi ratificó la prioridad que da a Moscú, pese a las perspectivas abiertas con Estados Unidos o Francia.

Rusia ha propuesto durante esta cumbre la fabricación en la India de "uno de sus helicópteros más avanzados" -del que no se ofrecieron más datos-, mientras que la India ha animado a su socio a instalar fábricas en suelo indio para producir componentes y equipamiento en defensa.

Además de los compromisos institucionales, durante la cumbre también se cerraron acuerdos relevantes entre compañías de ambos países.

El Fondo Ruso de Inversión Directa y la consultora india IDFC se comprometieron a invertir en infraestructuras por valor de 1.000 millones de dólares, mientras que el conglomerado industrial Tata anunció que extenderá al negocio energético su apuesta por Rusia, centrada hasta ahora al sector de automoción.

La multinacional rusa de nanotecnología Rusnano y varias empresas indias acordaron inversiones por unos 2.000 millones de dólares.

La caída del precio del crudo, unida a las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea por la actuación rusa en el conflicto de Ucrania, rechazadas de plano por la India, han sumido al rublo en una de sus peores caídas desde 1998.

Esa coyuntura negativa hace más atractivas las exportaciones rusas y abre el mercado ruso a empresas de regiones como Asia, en un momento en que dejan de invertir compañías occidentales por las sanciones.

La India y Rusia se fijaron en esta cumbre el objetivo de alcanzar en 2025 los 30.000 millones de dólares de intercambio comercial.

Ambos países se marcaron ya en 2009 la meta de llegar a los 20.000 millones de dólares en 2015, pero en 2014 no se espera que pasen aún de los 10.000 millones.

Modi y Putin cerraron su agenda conjunta asistiendo a la apertura de la Conferencia Mundial de Diamantes, otro sector en el que comparen intereses.

Rusia representa una cuarta parte de la producción mundial de esta piedra preciosa y en la India se pulen nueve de cada diez diamantes que se convierten en joyas.

Sin embargo, el 80 % de este mineral llega los joyeros indios desde Amberes o Dubái, por lo que Modi propuso a Putin la venta directa en bruto a la India y su exportación a Rusia, exenta de tasas aduaneras, de los diamantes ya pulidos.

Lea más: Las sanciones espolean el interés de Rusia en la India >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.