Bulgaria dice que el futuro de South Stream depende del diálogo Rusia-UE

El presidente de Bulgaria, Rosen Plevneliev, ha asegurado hoy que el desbloqueo del gasoducto South Stream, cuya cancelación Rusia anunció el lunes, depende del diálogo entre Moscú y Bruselas y de que el proyecto se adapte a la norma comunitaria.

El presidente de Bulgaria, Rosen Plevneliev, ha asegurado hoy que el desbloqueo del gasoducto South Stream, cuya cancelación Rusia anunció el lunes, depende del diálogo entre Moscú y Bruselas y de que el proyecto se adapte a la norma comunitaria.

"Creo que está más que claro que el desbloqueo de South Stream depende de las negociaciones de la UE con Rusia", ha declarado el jefe del Estado búlgaro.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció ayer la suspensión de esta obra, que iba a llevar gas natural de los yacimientos rusos a Europa, debido a la oposición de Bulgaria a permitir el paso por su territorio.

Plevneliev insistió en que este proyecto es entre Rusia y la UE, y no entre Rusia y Bulgaria, y recordó que la negativa búlgara se debió a una petición de Bruselas, que considera que South Stream incumplía la normativa comunitaria en materia energética y de adjudicación de obras públicas.

"Si Rusia hubiera dado indicaciones de que respeta la legislación europea, nadie se opondría a la realización de este proyecto", aseguró el presidente de Bulgaria.

"South Stream está entre los proyectos que pueden realizarse en el marco de la UE tan sólo si cumple la legislación europea. La UE es una unión de reglas y del imperio de la ley. Lamentamos que Rusia haya manifestado la superioridad de la fuerza, y no de la ley, durante la crisis ucraniana", declaró en un comunicado remitido a Efe.

Plevneliev dijo que todos los países que tienen interés en la realización de ese gasoducto "han cumplido unos procedimientos preparativos muy serios y han autorizado a la Comisión Europea a llevar a cabo negociaciones con las autoridades rusas para tomar una decisión en este proyecto".

Sobre la advertencia rusa de que Bulgaria perderá 400 millones al año por la cancelación del proyecto, el dirigente búlgaro indicó que, al no haberse firmado aún un contrato, no es posible saber los ingresos que tendría Sofía por su participación.

Lea más: Putin anuncia el fin del gasoducto South Stream y apuesta por Turquía>>>