Merkel defiende el diálogo con Rusia frente a política basada en sanciones

La canciller alemana, Angela Merkel, de visita oficial en Polonia, dijo hoy que "sólo junto a Rusia se puede proteger a largo plazo la seguridad de Europa" y pidió mantener el diálogo con Moscú frente a una política basada en sanciones.

Durante su encuentro con la primera ministra polaca, Ewa Kopacz, en Krzyzowa (oeste de Polonia), la canciller subrayó que Alemania "es consciente de las preocupaciones del pueblo polaco" y de su trágica historia, en relación al temor de la sociedad polaca ante lo que considera el expansionismo ruso en Ucrania.

"Por eso quiero enfatizar aquí que la solidaridad de la OTAN se extiende a todos los aliados y que Alemania seguirá contribuyendo a la seguridad de los miembros de la OTAN", aseguró.

"El pasado nos demuestra que nuestro camino en Europa debe basarse en el diálogo y en el equilibrio entre intereses y paz", puntualizó la líder alemana.

Merkel visita el pueblo polaco de Krzyzowa con motivo del 25 aniversario de la conocida como "Misa por la reconciliación" de 1989.

En esa ceremonia, presidida por el entonces canciller Helmut Kohl y su homólogo polaco Tomasz Mazowiecki, ambos países emprendieron el camino de la reconciliación tras una postguerra complicada y sus difíciles relaciones durante el periodo comunista.

Tanto Merkel como su anfitriona hoy, Ewa Kopacz, destacaron que nadie es "rehén de la historia" y para ello pusieron como ejemplo las buenas relaciones polaco-germanas, a la vez que defendieron la importancia de alcanzar una estabilidad económica en Europa y de reforzar las instituciones comunitarias.

Ambas políticas inauguraron la exposición "El Valor de la Reconciliación", en la que la canciller destacó que "los polacos fueron los primeros que hace 25 años (cuando comenzó el proceso de caída del comunismo en Europa central y oriental) mostraron coraje y valentía, y transmitieron ese empuje a otros" pueblos.

En noviembre de 1989, Helmut Kohl llegó a Polonia en una visita oficial de seis días para impulsar la reconciliación con un país arrasado por los alemanes durante la II Guerra Mundial (1939-45).

El 12 de noviembre de ese año tuvo lugar en la pequeña localidad polaca un acto religioso en el que Kohl prometió a los polacos que no se olvidaría de la lección que se deriva de la historia de ambos pueblos y en la que saludó en señal de paz a Tadeusz Mazowiecki.

"Avancemos desde este altar hacia un futuro pacífico y bendito de los pueblos alemán y polaco, de todos los pueblos de Europa", dijo aquel día Khol.

Aquel noviembre de 1989 fue un mes convulso que cambiaría la historia de Europa y el propio Kohl se había visto obligado a suspender su visita a Polonia para reanudarla días después, a raíz de la caída del Muro de Berlín la noche del día 9.

Lea más: Las discrepancias entre el G7 y los BRICS marcan la cumbre del G20 >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.