Abbott advierte a Putin que no podrá evitar hablar sobre el avión derribado

Tony Abbot no podrá evitar hablar sobre el avión de Malaysia Airlines derribado por un misil en el este de Ucrania durante la próxima cumbre del G20

El primer ministro australiano, Tony Abbott, dijo hoy que el presidente ruso, Valdimir Putin, no podrá evitar hablar sobre el avión de Malaysia Airlines derribado por un misil en el este de Ucrania durante la próxima cumbre del G20.

"No puede evitar una conversación, de una manera u otra vamos a tener una reunión bilateral, ya sea en el corredor o en un ambiente más formal", dijo Abbott al diario "The Australian".

Rusia no ha accedido aún a la petición formal de Australia para mantener este encuentro durante la reunión de líderes del G20 que se hará el 15 y 16 de noviembre en Brisbane.

Fuentes gubernamentales indicaron, sin embargo, que esperan que el diálogo pueda producirse este fin de semana durante la cumbre del Foro Económico del Asia Pacífico en Pekín.

"Busco una reunión bilateral con él lo más pronto posible, que servirá para enfatizar cuán importante es para Australia, y también para Holanda y Malasia y otras naciones que tenía gente en el MH17, que coopere plenamente con las investigaciones y que se hará una acusación criminal", dijo Abbott.

Australia intenta hacer uso de su asiento no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU para exigir una mayor cooperación de Rusia en las investigaciones sobre el derribo del avión y para llevar a juicio a los responsables del siniestro.

El avión viajaba entre Amsterdam y Kuala Lumpur cuando fue abatido por un misil lanzado presuntamente por milicianos prorrusos mientras sobrevolaba el este de Ucrania con 298 personas a bordo, entre ellas 38 ciudadanos y residentes australianos.

Abbott se reunió hoy en Camberra con el primer ministro holandés, Mark Rutte, con el que coincide en denunciar que Rusia no hace lo suficiente para esclarecer las causas del suceso en el que también murieron 196 holandeses.

Rutte llegó a Australia tras reunirse ayer en Kuala Lumpur con el primer ministro de Malasia, Najib Razak, quien anunció que su país se incorporará como miembro de pleno derecho a la investigación criminal.

El proceso de identificación de las víctimas se lleva a cabo en la base militar de Hilversum, en el norte de Holanda, y ha logrado identificar hasta la fecha a 289 personas.

Lea más: El papel de Rusia en la cumbre del G20 en Australia>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.