UE respira tras el acuerdo ruso ucraniano que garantiza el gas este invierno

La Unión Europea (UE) respira hoy más tranquila después de que este jueves, y tras casi seis meses de difíciles negociaciones, Rusia y Ucrania llegasen a un acuerdo sobre el precio y las condiciones de importación de gas ruso, lo que garantiza el suministro hasta marzo de 2015.

"El acuerdo tiene sentido para ambas partes y es un compromiso político que sería embarazoso romper", señaló a Efe Annika Hedberg, analista del Centro para la Política Europea (EPC, en sus siglas en inglés).

Hedberg sostiene que "Rusia necesita el dinero de las importaciones de gas, y Ucrania y la UE tienen un fuerte interés en poder superar el invierno".

Eso sí, reconoce que la situación política en Ucrania sigue siendo "volátil" y podría recrudecerse si aumenta la presencia rusa en el este del país o se producen nuevas sanciones de la UE a Moscú.

"Hay desarrollos que podrían desencadenar una ruptura del acuerdo", sostiene.

Christopher Granville, uno de los directores gerentes de la consultora británica Trusted Sources, destacó en declaraciones a Efe que una de las implicaciones políticas destacadas del acuerdo cerrado el jueves es que Rusia y la UE han entendido que tienen que cooperar para apoyar financieramente a Ucrania en beneficio de ambas.

El analista espera que este factor también tenga un impacto en las relaciones políticas entre los Veintiocho y Moscú.

La portavoz comunitaria Pia Ahrenkilde afirmó hoy que es muy pronto para saber cuál será el impacto del acuerdo gasístico en las relaciones políticas, pero reconoció que supone "ciertamente un impulso positivo en nuestras relaciones con Rusia y en las relaciones entre Rusia y Ucrania".

Rusia, Ucrania y la UE firmaron este jueves un acuerdo trilateral sobre las condiciones de entrega de gas ruso a Kiev entre noviembre y marzo del año que viene, mientras que las gasísticas rusa Gazprom y la ucraniana Naftogaz actualizaron en paralelo el contrato de suministro de gas que sellaron 2009 y que tiene diez años de validez.

Rusia insistía en incluir un tercer pilar en el acuerdo relativo a las garantías de financiación de la UE que recibirá Ucrania, que finalmente no se plasmó sobre el papel, aunque Bruselas sí ofreció a Moscú una serie de argumentos que ayudaron a cerrar la disputa, al menos de manera temporal.

La CE aseguró que los 3.100 millones de dólares que Ucrania debe a Rusia por importaciones de gas entre noviembre de 2013 y junio de este año, cuando Moscú corto el suministro por impago, ya están bloqueados en una cuenta bancaria, y que se desembolsarán en dos tramos: uno de 1.450 millones de dólares antes de finales de noviembre y otro de 1.650 millones antes de finales de diciembre.

El Ejecutivo comunitario además recuerda a Moscú que no corre riesgo de nuevos impagos porque las importaciones futuras de gas ruso a Ucrania solo se entregarán si Kiev realiza el pago por adelantado.

Bruselas recalca además que Ucrania tiene recursos para cubrir los alrededor de 1.500 millones de dólares que le costarán los 4.000 millones de metros cúbicos de gas que necesitará este invierno.

En concreto, la Comisión se refiere a los ingresos de Naftogaz, los pagos de Rusia por el tránsito de su gas por territorio ucraniano, 760 millones de euros de ayuda macrofinanciera ya comprometidos que la UE adelantará y también 1.400 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI) que están a su disposición hasta finales de año.

Ucrania solicitó además a la UE un préstamo de 2.000 millones de euros para poder pagar el gas ruso, pero el bloque comunitario se limitó a decir que estudiaría esta opción junto con el FMI.

El crédito puente que solicita Kiev se sumaría a los 600 millones de euros que ya ha desembolsado la UE en el marco de dos programas de asistencia macrofinanciera (MFA I y II, por sus siglas en inglés), que en total ascienden a 1.610 millones de euros.

Una vez que Ucrania satisfaga los pagos por la deuda acumulada, Rusia se compromete a rebajar en 100 dólares (de 485 dólares a algo menos de 385 dólares por cada 1.000 metros cúbicos) el precio del gas ruso hasta finales de marzo.

Este precio es el resultado de la aplicación de una fórmula vinculada al coste del petróleo, que se calcula cada seis meses, según la cual Ucrania pagará por el gas ruso 378 dólares por cada 1.000 metros cúbicos en noviembre y diciembre y 365 dólares entre enero y marzo del año que viene.

Lea más: Por qué la UE necesita el gas ruso >>>