La caída del precio del crudo y sanciones ponen en jaque a la economía rusa

La caída del precio del petróleo y las sanciones contra Moscú por su implicación en la crisis ucraniana han puesto en jaque a la economía rusa y amenazan con acabar con la estabilidad de los últimos años, aireada como el principal logro de la gestión de Vladímir Putin al frente del Kremlin.

Esta semana el barril de crudo Urals se cotizó por debajo de los 90 dólares, cuando en Rusia los presupuestos generales del Estado para los próximos tres años están calculados en base a un precio promedio del crudo de 100 dólares.

Y éste no es un asunto baladí, ya que poco más del 50 por ciento de la partida de ingresos del presupuesto de Rusia se completa con los recursos que generan las exportaciones de hidrocarburos.

Algunos economistas, como Ígor Nikoláyev, apuntan que ni siquiera los elevados precios del petróleo de los últimos años han impedido la ralentización de la economía rusa, cuyo ritmo de crecimiento ha disminuido del 4,6 por ciento en 2010 al 0,8 por ciento en el primer semestre de este año.

Según Nikólayev, director del instituto de análisis estratégico de la consultora FBK, hoy el precio del crudo está por debajo de los proyectos de pruebas de solvencia para los programas sociales, que contemplaban un valor de 90 dólares por barril y que fue descartado en su momento por el Ejecutivo ruso por poco verosímil.

El doctor en economía y catedrático de la Universidad Plejánov de Moscú Serguéi Valentéi advierte de que en caso de que el precio del petróleo continúe disminuyendo, Rusia se verá obligada a "recortar la mayoría de los programas económicos y sociales, con el consiguiente descenso del nivel de vida de la población".

"Será el pago por el vector de desarrollo económico del país, basado en la exportación de materias primas", agregó Valentéi en declaraciones a Efe.

En lo que va de año, el rublo, la moneda rusa, se ha depreciado el 23,1 por ciento frente al dólar estadounidense y el 13,3 por ciento frente al euro.

La devaluación se aceleró a partir de julio, cuando la Unión Europea, Estados Unidos y otros país occidentales incrementaron las sanciones a Rusia por su implicación en la crisis ucraniana y Moscú replicó con el veto a las importaciones de alimentos desde esos estados.

Aunque los expertos coinciden en que la depreciación del rublo no reviste de momento un carácter alarmante, sus efectos se dejan sentir en la inflación, que para este año se pronostica ya del orden del 8 por ciento y que en opinión de algunos economistas podría alcanzar dos dígitos en 2015.

La desaceleración de la economía rusa y las sanciones occidentales han incrementado considerablemente la fuga de capitales del país, que según estimaciones del Ministerio de Finanzas de Rusia superará este año los 90.000 millones de dólares, cuando en 2013 fue de 59.700 millones.

Desde comienzos de año, el índice RTS de la Bolsa de Moscú, que expresa el valor de las acciones en dólares, ha perdido el 26,23 por ciento.

Según Valentéi, en esta situación Rusia no debe renunciar a la adopción de medidas para reindustrializar la economía del país y aumentar la sustitución de las importaciones con producción propia.

"Bueno sería que entendiésemos que las sanciones son una oportunidad de desechar el modelo de desarrollo económico que se aplica actualmente y de desengancharnos de la 'droga' del petróleo", recalcó el economista.

En su informe semestral publicado el 24 de septiembre pasado, el Banco Mundial (BM) rebajó el pronóstico de crecimiento de Rusia para los años 2015 y 2016, aunque mantuvo en 0,5 % su previsión para este año a pesar de las sanciones contra Moscú.

"Nuestro pronóstico base es una situación cercana al estancamiento. Un 0,5 % en 2014, un 0,3 en 2015 y un 0,4 en 2016. Este escenario contempla que no habrá nuevas escaladas de la tensión geopolítica ni sanciones añadidas", señala el documento del BM.

El anterior informe pronosticaba que la economía rusa crecería un 1,5 % el año que viene y hasta un 2,2 % en 2016, pero las sanciones de Occidente a Rusia por su intervención en el conflicto de Ucrania tiraron por los suelos esas previsiones.

El BM considera que aún sin nuevos paquetes de sanciones ni el empeoramiento de las ya maltrechas relaciones de Rusia con los países occidentales, la tensión geopolítica seguirá afectando a la economía rusa.

Lea más: La brusca caída del precio del petróleo amenaza los presupuestos de Rusia>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.