Stoltenberg pide a Rusia cambiar su rumbo y aspira a retomar la cooperación

El nuevo secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, tomó hoy posesión de su nuevo cargo con la petición a Rusia de que cambie de rumbo y respete la legalidad internacional en Ucrania, y la convicción de que es posible retomar una relación de cooperación con Moscú desde una Alianza "fuerte".

"Afrontamos graves desafíos. Algunos son familiares, otros nuevos. Pero nuestras democracias deben continuar haciendo frente a todos y cada uno de los retos", enfatizó el ex primer ministro noruego en su primera rueda de prensa al frente de la organización.

Su declaración, que abarcó los diferentes retos que tiene por delante la Alianza, estuvo extensamente dedicada a la deteriorada relación con Rusia, con la que la OTAN suspendió la cooperación práctica en marzo a raíz de su intervención en la península ucraniana de Crimea.

"No hay contradicción entre aspirar a una relación constructiva con Rusia e impulsar una OTAN fuerte", aseguró Stoltenberg, quien añadió que una Alianza fuerte tanto a nivel militar como político "es una precondición y la mejor manera de establecer una relación constructiva" con Rusia de nuevo.

El nuevo secretario general aliado recordó que en la reciente cumbre de la OTAN celebrada en Gales (Reino Unido) a principios de septiembre, los Estados miembros coincidieron en que Rusia "está violando sus obligaciones internacionales y la ley internacional" en el conflicto ucraniano.

"Pero también dijimos en la cumbre que aspiramos a una relación constructiva y de cooperación" con ese país, apuntó.

Stoltenberg consideró una "oportunidad" el alto el fuego en el este de Ucrania entre las tropas gubernamentales y los separatistas prorrusos, a pesar de que Moscú "mantiene su capacidad de desestabilizar" el país con su ayuda militar a los rebeldes.

"Tenemos que ver que Rusia cambia su comportamiento y acciones en el sentido de que cumple con la ley internacional y sus obligaciones internacionales", agregó, dado que en la actualidad la crisis en Ucrania, "causada por una intervención militar de Rusia", supone "el desafío principal para la seguridad euroatlántica".

Stoltenberg subrayó que la OTAN "no busca la confrontación con Rusia", pero que "no puede y no va a comprometer los principios sobre los que se basan nuestra Alianza y la seguridad en Europa y Norteamérica".

Según dijo, las patrullas aéreas aliadas seguirán operando sobre el Báltico y seguirá habiendo despliegues navales en ese mar y en el mar Negro, así como rotación de fuerzas mientras los ejercicios continúan en el este de Europa "por tanto tiempo como sea necesario".

"Nuestras tropas están preparadas para ser desplegadas en días. Para demostrar que la OTAN está determinada a detener cualquier agresión", destacó.

Recordó que el artículo V del Tratado del Atlántico Norte, sobre la defensa de los aliados, sigue siendo "la piedra angular" de la organización, y anunció que en los próximos días viajará a Polonia y Turquía, aliados que invocaron el artículo IV en el pasado para solicitar consultas colectivas al sentir amenazada su integridad territorial, independencia política o la seguridad.

Mientras, Rusia advirtió hoy que el nuevo secretario general de la OTAN ha heredado un "complejo legado" de su antecesor, con el que Moscú mantuvo unas tormentosas relaciones.

"Ha recibido un legado bastante complejo (...) Por ello, le juzgaremos no por sus palabras, sino por hechos concretos", afirmó Alexandr Grushko, embajador ruso ante la OTAN.

Grushko recordó que Stoltenberg tendrá que aplicar lo acordado en la cumbre de Gales, incluido "el reforzamiento de la presencia y actividad militar en el flanco oriental de la Alianza, en los mares Báltico y Negro", plan muy criticado por el Kremlin.

Stoltenberg también se refirió a la misión de combate aliada en Afganistán (ISAF), que completará su retirada a finales de este año para dar paso a una nueva operación de formación, asesoramiento y asistencia de las fuerzas de seguridad afganas.

En ese sentido, mostró su satisfacción por que el nuevo Gobierno afgano haya firmado finalmente el acuerdo de seguridad que dará un marco legal a la presencia de tropas extranjeras en el país desde 2015, lo que consideró un "paso decisivo".

El nuevo secretario general puso de relieve igualmente la "inestabilidad que se extiende" en la vecindad sur con el auge de los yihadistas del Estado Islámico (EI), y aseguró que la OTAN apoyará a Irak para "defenderse a sí mismo" de ese grupo terrorista si solicita ayuda para reforzar sus capacidades de defensa.

"El EI es responsable de atrocidades horribles", señaló, y celebró las acciones emprendidas por Estados Unidos, diferentes aliados y otros socios regionales para combatirlo.

Preguntado por su pasado pacifista y por si será un secretario general más "suave" en el diálogo que su predecesor, el danés Anders Fogh Rasmussen, Stoltenberg declaró que siempre ha estado "a favor de la paz" a la vez que "en favor de la defensa".

Agregó que tanto él como su antecesor son "representantes de 28 países" y que su "mayor responsabilidad es servir a todos" ellos.

"La OTAN debe lograr un equilibrio adecuado entre el gasto, las capacidades adecuadas y la voluntad política de hacer lo que tenemos que hacer", aseveró.

Lea más: Rusia advierte que el nuevo secretario general de la OTAN recibe un "complejo legado" de su antecesor>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.