Lavrov acusa a Ucrania de crímenes de guerra tras hallazgo de fosas comunes

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, acusó hoy a Ucrania de "crímenes de guerra" tras el hallazgo por los separatistas prorrusos de varias fosas comunes en la región de Donetsk.

"Esta es una tragedia horrible, un evidente crimen de guerra. Ya se han encontrado más de 400 cadáveres en enterramientos cerca de Donetsk. Y esperamos que las capitales occidentales no acallen estos hechos", dijo Lavrov en una rueda de prensa.

Lavrov calificó de "artificiales" las afirmaciones de Kiev de que el Gobierno ucraniano garantizará "una investigación completa, abierta e imparcial tan pronto como recuperen el control sobre esas zonas".

"Estos crímenes claramente ocurrieron precisamente cuando esas zonas eran controladas por los militares ucranianos", señaló.

El jefe de la diplomacia rusa aseguró que Moscú ha informado sobre las fosas comunes a la ONU, la OSCE y el Consejo de Europa, y expresó su confianza en que esas organizaciones internacionales asuman una "postura clara, imparcial y objetiva" al respecto.

Y acusó a los medios de comunicación occidentales de "intentar claramente ocultar" esos hechos.

Esta semana el Comité de Instrucción de Rusia (CIR) abrió un caso penal por lo que calificó de genocidio de la población rusohablante de las regiones orientales ucranianas de Donetsk y Lugansk por parte de las fuerzas gubernamentales de Ucrania.

"Dictaron órdenes dirigidas al completo exterminio precisamente de los ciudadanos rusohablantes que viven en el territorio de las repúblicas de Donetsk y Lugansk", afirmó Vladímir Markin, portavoz del CIR.

Markin aseguró que "el genocidio de la población rusohablante" ha sido perpetrado por "individuos no identificados de entre los altos cargos políticos y militares de Ucrania, las Fuerzas Armadas, la Guardia Nacional y el Sector de Derechas", una organización ultranacionalista, cuyos voluntarios participaron en los combates.

Como resultado, desde el pasado 12 de abril y en violación de la Convención de 1948 sobre Genocidio y otras leyes internacionales, habrían muerto no menos de 2.500 personas en Donetsk y Lugansk, añadió.

Moscú reaccionó así al hallazgo por parte de los separatistas de varias fosas comunes en la región de Donetsk, una con una treintena de civiles en la localidad de Telmanovsk y otras dos dentro de una mina con cinco milicianos y cuatro civiles.

Según informaron los separatistas, unos 400 cuerpos, la mayoría de civiles, se hallan en las morgues de la región de Donetsk tras haber sido encontrados en distintos enterramientos masivos desde el inicio del conflicto.

Por su parte, las autoridades ucranianas dicen haber hallado tres fosas comunes en la ciudad de Slaviansk, en la misma región, una localidad controlada por los milicianos prorrusos hasta comienzos del pasado julio. 

Lea más: Rusia pide una investigación internacional por el asesinato de civiles en Donetsk >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.