Rusia pide combatir "la raíz del terrorismo" y no solo "síntomas" como el EI

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, opinó hoy que es necesario erradicar la "raíz" del terrorismo y no centrarse solo en "síntomas", como el grupo Estado Islámico (EI), por lo que pidió a la ONU un plan "integral" que incluya una solución al conflicto palestino.

"La amenaza terrorista requiere un enfoque integral si queremos erradicar sus causas de raíz en lugar de estar condenados a reaccionar a los síntomas. El EI es solo una parte del problema", dijo Lavrov en su discurso ante la Asamblea General de la ONU.

El jefe de la diplomacia rusa propuso lanzar, "bajo los auspicios del Consejo de Seguridad de la ONU, un estudio en profundidad sobre las amenazas terroristas y extremistas en todos sus aspectos a lo ancho del área de Oriente Medio y el Norte de África".

"El enfoque integrado implica también que los conflictos antiguos deben examinarse, principalmente entre los árabes e Israel", indicó.

"La ausencia de resolución del problema palestino desde hace varias décadas sigue siendo, como se ha reconocido ampliamente, uno de los principales factores de inestabilidad en la región, que ayuda a los extremistas a reclutar más y más yihadistas nuevos", agregó.

Ese argumento choca con el expresado por el presidente de EEUU, Barack Obama, que en su discurso el miércoles ante la ONU consideró una simple "ilusión" la idea de que el conflicto palestino-israelí sea "la principal fuente de problemas en la región".

Lavrov, que este viernes advirtió de que los ataques lanzados por EEUU y otros países contra posiciones yihadistas del EI en Siria violan la legalidad internacional, alertó hoy contra los "intentos de actuar contra la Carta" de la ONU en la lucha antiterrorista.

"La lucha contra los terroristas en el territorio de Siria debe estructurarse en cooperación con el Gobierno sirio, que ha expresado claramente su disposición a unirse a ella", sostuvo Lavrov, en referencia a la negativa de EEUU de coordinar sus ataques con el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, aliado de Moscú.

Añadió que, "desde el principio de la Primavera Árabe" en 2011, "Rusia urgió a no dejar vía libre a los extremistas y establecer un frente unido para contrarrestar la creciente amenaza terrorista".

"Alertamos contra la tentación de aliarse casi con cualquiera que se proclamase enemigo de Bachar al Asad: ya fuese Al Qaeda, el Frente al Nusra u otros compañeros de viaje en la búsqueda de un cambio de régimen, incluido el Estado Islámico", apuntó, y dijo que es "mejor tarde que nunca" para emprender esa tarea.

Lea más: El Estado Islámico se ha convertido en la principal amenaza para el mundo>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.