Rebeldes prorrusos dicen que repliegue de armamento pesado se está cumpliendo

El repliegue del armamento pesado desde las posiciones de las fuerzas armadas ucranianas y los insurgentes prorrusos en las zonas rebeldes se está cumpliendo bajo la supervisión de la OSCE, informó hoy el "primer ministro" de la autoproclamada República Popular de Lugansk, Ígor Plótnitski.

"La retirada del armamento pesado ya se está llevando a cabo. Ellos retiran su armamento, nosotros retiramos el nuestro. Es un proceso normal, firmado por las partes y que tiene lugar bajo la supervisión" de los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, señaló Plótnitski.

El líder de la rebelde región de Lugansk añadió que ellos están interesados en retirar su técnica militar para evitar que sean bombardeados barrios residenciales por parte de las fuerzas ucranianas, según la agencia oficial rusa RIA Nóvosti.

Ayer, el líder de Donetsk, la otra región rebelde del este de Ucrania, Alexándr Zajárchenko, señaló que las fuerzas de Kiev y los separatistas prorrusos estaban replegando su armamento pesado para crear una zona desmilitarizada en la demarcación que separa las posiciones de los dos bandos.

"Hemos retirado nuestra artillería, pero sólo en las zonas donde también lo han hecho las tropas regulares ucranianas", dijo Zajárchenko.

La retirada es parte de lo acordado en el Memorándum firmado entre los dos bandos el pasado día 20 en Minsk, que tiene como garante a la OSCE para supervisar su cumplimiento.

El documento rubricado en la capital bielorrusa reforzó el alto el fuego pactado el 5 de septiembre entre las partes, en un intento de poner fin a los combates entre las milicias prorrusas y el Ejército ucraniano.

Según la ONU, más de 3.000 personas han muerto desde abril en las regiones orientales ucranianas de Donetsk y Lugansk, donde antes del estallido de la sublevación armada contra Kiev vivían más de 8 millones de personas.

El memorándum de Minsk acuerda la creación de una zona desmilitarizada de 30 kilómetros de la que deben ser retiradas las piezas de artillería y los tanques con cañones cuyo calibre sea mayor de 100 milímetros.

Lea más: Rebeldes prorrusos celebrarán sus propias elecciones el 2 de noviembre>>>