Japón y Rusia descartan la visita de Putin por la crisis en Ucrania

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, da por descartada la visita que el presidente ruso, Vladimir Putin, planeaba realizar al país asiático este otoño ante las nuevas sanciones que Tokio planea imponer sobre Moscú por su rol en Ucrania.

Según informó hoy la edición digital del diario Yomiuri, fuentes del Gobierno nipón afirmaron que ambos líderes mantuvieron una conversación telefónica el fin de semana con motivo del cumpleaños de Abe.

También explicaron que, pese a dar por descartada la visita, ambos se mostraron dispuestos a mantener un encuentro y dialogar sobre la situación en Ucrania en la reunión del Foro de Cooperación Económica de Asia Pacífico (APEC) que se celebrará en Pekín (China) el próximo noviembre.

La charla telefónica se produjo apenas tres días después de que Japón anunciara que aplicará sanciones adicionales, como ya hicieron Washington y Bruselas el pasado 12 de septiembre, por el rol de Moscú en la crisis en el este de Ucrania.

La conversación telefónica también ha sido el primer contacto directo entre los dos líderes desde la reunión bilateral que mantuvieron en el marco de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebró en la ciudad rusa de Sochi el pasado febrero, y en la que acordaron que Putin visitaría Japón este otoño.

Un mes después del encuentro, Rusia se anexionó la península ucraniana de Crimea, desatando la condena de la comunidad internacional.

Como miembro del G7, el Ejecutivo de Shinzo Abe ha aplicado sanciones en sintonía con Estados Unidos y la Unión Europea (UE) y actualmente mantiene la congelación de activos de 40 personas y dos entidades vinculadas al Gobierno ruso e involucradas en la anexión de Crimea.

Entre las posibilidades que baraja Tokio a la hora de aplicar nuevas sanciones esta la de ampliar esa lista de personas y grupos, así como aplicar penalizaciones al sector financiero y energético.

Sin embargo, se prevé que esta nueva ronda de sanciones esté más restringida que en el caso de Washington y Bruselas, ya que Tokio no quiere dañar severamente sus lazos con Moscú por su deseo de resolver la disputa territorial que mantiene a cuenta de las islas Kuriles del Sur (llamadas por Japón Territorios del Norte).

Lea más: El óblast de Sverdlovsk consolida el trabajo con Estados Unidos, Alemania y Asia y busca inversores en Latinoamérica>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.