CE considerará exención de reglas europeas para South Stream si Rusia lo pide

La Comisión Europea (CE) insistió hoy en que considerará una exención de las reglas europeas para el gasoducto South Stream si Rusia lo pide, y apuntó a la reunión del viernes en Berlín como posible escenario para tratar esta cuestión.

"Si Rusia pide una exención de la legislación energética existente en la UE, podemos hablarlo", señaló la portavoz de Energía de la CE, Marlene Holzner, en la rueda de prensa diaria de esta institución.

Holzner precisó que por el momento no ha habido "ninguna petición oficial" de Moscú a este respecto, pero aseguró que la UE está lista para tratar una exención dentro del marco legislativo existente.

La portavoz comunitaria dijo, por otro lado, que nada impide a Moscú plantear este asunto el próximo viernes si lo desea puesto que, además de las reuniones a tres bandas con Ucrania que mantendrán ambas partes sobre la disputa del gas ruso-ucraniana, también habrá contactos bilaterales.

La UE, Rusia y Ucrania mantendrán un encuentro trilateral el viernes en Berlín para abordar la cuestión de la seguridad energética en el contexto del enfrentamiento que mantienen Moscú y Kiev por ese combustible.

"El objetivo principal del encuentro será discutir la disputa del gas", precisó Holzner, quien aseguró que la posición de la CE no ha cambiado, y negó haber hablado de "concesiones" a Rusia.

"Podemos intercambiar puntos de vista (sobre la exención) y veremos qué pasa", recalcó, al tiempo que aseguró que esta posición no es nueva.

El Ejecutivo comunitario considera que los acuerdos intergubernamentales de los Estados miembros que participan en South Stream con Rusia no respetan el llamado "tercer paquete energético", el marco legal comunitario que fuerza la separación patrimonial de las actividades de producción, transporte y comercialización de energía, y que Rusia considera lesivo para sus intereses.

La CE ha tomado diversas medidas para detener la construcción de South Stream, que pretende traer gas ruso a Europa a través del Mar negro, en países como Bulgaria porque sospecha que la empresa creada en este país para desarrollar el proyecto recibió un contrato de construcción de la infraestructura sin un procedimiento competitivo y transparente.

South Stream, que empezó a construirse en diciembre de 2012, se calcula que tendrá un coste total de 16.000 millones de euros.

La construcción corre a cargo de empresas mixtas creadas entre la gasística rusa Gazprom, una de las promotoras del proyecto, y sus socios en Bulgaria, Serbia, Hungría, Grecia, Croacia, Eslovenia y Austria.

Lea más: La CE rechaza comentar supuesta declaración de Putin de invadir este Europa>>>