Crimea advierte contra iniciativas que pongan en duda la integración en Rusia

El gobernador interino de Crimea, Serguéi Axiónov, advirtió que las autoridades regionales y estatales perseguirán por ley cualquier acto dirigido a poner en duda la soberanía rusa sobre la península anexionada en marzo por Moscú.

"Todos los actos dirigidos a no reconocer la incorporación de Crimea a Rusia, a no reconocer al líder del país (el presidente ruso, Vladímir Putin), serán perseguidos por la ley y habrá una postura muy dura al respecto", dijo Axiónov en una entrevista publicada hoy por el influyente diario ruso "Kommersant".

El autoproclamado líder crimeo se refirió al Medzhlís (Asamblea Popular) de los tártaros de Crimea, que no reconoce los resultados del referéndum sobre la reunificación con Rusia ni las recientes elecciones al Parlamento regional, como una institución sin apenas apoyo entre el grupo étnico que representa.

"El Medzhlís cuenta con el apoyo de entre un 15 y un 20 por ciento de los tártaros de Crimea", aseveró Axiónov, que al mismo tiempo negó cualquier autoridad competente al órgano de autogobierno tártaro.

Aunque el Medzhlís existe desde finales de la década de los 80 del siglo pasado, cuando los tártaros crimeos deportados por Stalin tras la Segunda Guerra Mundial empezaron a regresar a la península, no goza ni ha gozado antes de la anexión de Crimea por Rusia de un estatus oficial.

"De iure, el Medzhlís nunca ha existido en Crimea. Nunca estuvo en el ámbito jurídico de Ucrania ni tampoco lo está en el de Rusia. En absoluto tenemos ganas de hablar con ellos. Cuando reúnan la documentación (para registrarse como institución según las leyes rusas), entonces hablaremos con ellos", aseveró Axiónov.

Por otro lado, el gobernador de la península reiteró que las autoridades regionales están decididas a desalojar a algunos tártaros que han ocupado tierras de manera ilegal.

"Los cuartos para los aperos en los descampados" deben ser desmantelados, dijo Axiónov, quién agregó que las personas que ya hayan construido su casa sobre la tierra ocupada o hayan empezado la construcción podrán legalizar sus viviendas.

Los tártaros, que no llegan a los 300.000 miembros en la península y representan el 14 por ciento de la población, eran los principales pobladores de Crimea hasta que el imperio ruso conquistó el territorio en el siglo XVIII.

Debido a la deportación estalinista por colaborar supuestamente con la Alemania nazi, los tártaros estuvieron medio siglo lejos de Crimea, a la que regresaron sólo una vez rehabilitados tras la caída de la Unión Soviética.

Lea más: Cada vez menos rusos satisfechos con la adhesión de Crimea, según encuestas>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.