Lavrov espera prontas negociaciones sobre el estatus del este de Ucrania

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, aseguró hoy que espera el pronto inicio de negociaciones sobre el estatus de las regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk, en virtud del protocolo firmado entre Kiev y los rebeldes prorrusos.

"En lo que se refiere al estatus del sureste de Ucrania, ya que el protocolo suscrito en Minsk contempla pasos en esa dirección, esperamos que las negociaciones comiencen pronto", dijo Lavrov en rueda de prensa.

Lavrov subrayó que "el formato (de las negociaciones) es evidente: las autoridades de Kiev y los dirigentes de las repúblicas de Donetsk y Lugansk, las firmantes en Minsk del protocolo el 5 de septiembre".

"Instamos a cumplir esa cláusula del protocolo", aseguró, citado por las agencias locales.

Según informó la OSCE, de acuerdo con el protocolo, Ucrania debe aprobar una ley "sobre el régimen temporal de autogobierno en determinadas zonas de las regiones de Donetsk y Lugansk" (ley de estatus especial).

El jefe de la autoproclamada República Popular de Lugansk (RPL), Ígor Plotnitski, aseguró que los rebeldes no renuncian a su independencia y pretenden obtener de Kiev competencias que se extienden incluso al ámbito de las relaciones con otros países (Rusia) o la seguridad.

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha instado a Kiev a abrir urgentes negociaciones para cambiar su modelo de Estado, en un intento de arrancar mayores competencias para el este rusohablante.

El objetivo de esas negociaciones sería, "sin lugar a dudas, garantizar los derechos legales de la gente que allí vive", en alusión a la mayoría rusohablante que puebla las regiones de Donetsk y Lugansk, principales plazas fuertes rebeldes.

Rusia aboga insistentemente por convertir a Ucrania en una federación en la que las regiones dispongan de competencias en materia presupuestaria y lingüística, además de elegir directamente a sus gobernadores.

Antes incluso de la sublevación armada en el este, el Kremlin propuso a Occidente una hoja de ruta sobre la federalización de Ucrania, aduciendo que un país donde el este y el oeste hablan idiomas diferentes, tienen economías dispares y honran a distintos héroes no puede ser un Estado unitario.

Tras el acuerdo de Minsk, el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, destacó que el acuerdo de Minsk abre la puerta a la descentralización del Estado, mayores competencias económicas y garantías sobre el uso de la lengua rusa, originalmente las principales demandas de los insurgentes.

Al mismo tiempo, subrayó que "el protocolo incluye 12 pasos para instaurar la paz y la estabilidad en las regiones de Donetsk y Lugansk respetando la soberanía e integridad territorial de Ucrania". 

Lea más: Putin y Poroshenko se reúnen en Minsk >>>