España cree que mayoría de ayudas por el veto ruso tienen que venir de la UE

La ministra española de Agricultura, Isabel García Tejerina, dijo hoy que todas o la mayor parte de las ayudas para paliar los efectos del veto ruso tienen que salir de la UE, a la que solicita que amplíe si fuera necesario los 125 millones de euros para apoyar la retirada del mercado de productos afectados.

"Todas o la mayor parte de las respuestas tienen que venir dadas de la UE, y máxime cuando la propia Política Agrícola Común (PAC) tiene mecanismos para ello", señaló Tejerina a su llegada al Consejo extraordinario de Ministros europeo de Agricultura que se celebra hoy por el embargo ruso a productos agroalimentarios comunitarios.

"Nosotros vamos a pedir alguna ayuda más fundamentalmente para los cítricos, el caqui y la granada", señaló, aunque reconoció que "a fecha de hoy no hay ningún desplome en ninguno de los sectores afectados".

La ministra consideró importante, no obstante, que estos productos estén incluidos en la lista de los que recibirán ayuda si fuera necesario y que tengan la posibilidad de la retirada.

En cuanto al presupuesto para cubrir esas medidas, que por el momento asciende a 125 millones de euros, Tejerina sostuvo que si hubiera una demanda que superara ese monto, necesariamente habría que ampliarlo.

La titular española explicó que, aunque es cierto que no se ha detectado un desplome en ningún sector en España por el veto ruso, hay que mantener una "vigilancia permanente", al tiempo que consideró que actuar con prontitud "es la mejor señal al mercado para evitar que de verdad lleguen a caer estos precios".

"Entendemos que el hecho de que se vean reflejados (los productos españoles afectados) ya en los reglamentos es una señal al mercado para saber que existe una red de salvaguarda que evite cualquier perturbación aunque luego si finalmente van bien los mercados no tenga que ser utilizada", añadió.

En España, donde el impacto del veto ruso se ha cifrado en unos 338 millones de euros, el sector más afectado por el momento ha sido, según la ministra, el de los melocotones y las nectarinas, que ya vivía una situación difícil tras un mal año.

"El veto de Rusia precipitó las medidas que nosotros ya habíamos solicitado a la Comisión Europea", recordó.

La ministra explicó que ahora se trata de "defender los intereses de los agricultores y ganaderos españoles ante una situación que nada tiene que ver con ellos".

"Venimos a pedirle a la Comisión que siga actuando con prontitud, que ponga en marcha todos los mecanismos que vayan siendo necesarios, con el presupuesto que se requiera y todas las medidas que el sector requiera en cada momento", afirmó.

Para ello lo primero que hay que hacer es un seguimiento de cada uno de los sectores "puntual y muy estrecho día a día" para ver cómo van evolucionando, resumió.

La ministra consideró, por otro lado, que todas las medidas son importantes, incluida la promoción y la apertura de nuevos mercados.

"Corto, medio y largo plazo, siempre es importante actuar en todos ellos", añadió. 

Lea más: El verdadero efecto para España de las sanciones rusas>>>


Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.