La OTAN aprobará en Gales reforzar su defensa colectiva en respuesta a Rusia

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, anunció hoy que los líderes aliados aprobarán esta semana en su cumbre de Gales (Reino Unido) un plan de acción rápida para dotar de mayor agilidad al organismo, en respuesta al "agresivo" comportamiento de Rusia en la crisis ucraniana.

"Aseguraremos que la Alianza está preparada y es capaz de defender a los aliados de cualquier ataque", dijo Rasmussen durante una conferencia de prensa previa a la cumbre que la Alianza Atlántica celebrará en Gales el 4 y el 5 de septiembre.

Explicó que los jefes de Estado o de Gobierno de los 28 países de la OTAN tendrán sobre la mesa el plan de acción rápida (RAP, en sus siglas en inglés), que hará a la Alianza "más ágil que nunca" y que reforzará la defensa colectiva de esos Estados.

"El plan responde al agresivo comportamiento de Rusia, pero también permite que la Alianza responda a los diferentes desafíos en seguridad de donde quiera que procedan", señaló.

Rasmussen puntualizó que la nueva fuerza estará compuesta por varios miles de soldados, aunque indicó que "aún es demasiado pronto" para dar cifras concretas y precisó que habrá una rotación por países.

"Se reforzará de forma significativa la capacidad de respuesta de la OTAN. Se desarrollará lo que se puede llamar punta de lanza de nuestra capacidad de respuesta: una fuerza de acción muy rápida que podrá desplegarse en poco tiempo", manifestó.

Al respecto, agregó que un eventual despliegue se produciría "en cuestión de días".

Aseguró que "estará preparada para responder cuando sea necesario con el apoyo de fuerzas terrestres, aéreas y marítimas y de las fuerzas especiales" a cualquier amenaza eventual a los aliados, incluyendo Rusia.

Los líderes de la OTAN y los de las 33 naciones asociadas de la Alianza, más los países que conforman la misión aliada en Afganistán (ISAF), participarán esta semana en la cumbre que se celebrará en un complejo de Newport, cerca de la ciudad galesa de Cardiff.

La reunión, en la que también se abordará la evolución de la situación en Afganistán e Irak, entre otros asuntos, se centrará sobre todo en el apoyo a Ucrania y en las relaciones entre Moscú y los aliados, muy deterioradas desde el inicio de la crisis.

La OTAN, que este año cumple 65 años, celebra la cumbre de Gales en lo que Rasmussen calificó de "momento crucial de su historia", ante las crisis abierta en el este con la intervención de Moscú en Ucrania y la creciente inestabilidad, el aumento del extremismo y del sectarismo y la fragilidad de Estados como Afganistán o Irak.

El RAP asegurará que los aliados disponen "de las fuerzas y del equipamiento apropiados en el lugar y el momento adecuados", resaltó Rasmussen, quien avanzó que ello significa que "habrá una mayor presencia aliada en el Este y por el tiempo que sea necesario".

La OTAN, subrayó, "no quiere atacar a nadie", sino que más bien responde a que "los peligros y amenazas son cada vez más presentes y visibles. Haremos todo lo que sea necesario para defender a nuestros aliados".

Durante la cumbre de Gales está prevista una reunión con el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, a quien los aliados expresarán su apoyo ante la agresión de Rusia en sus territorios orientales, así como las prioridades en las reformas previstas por ese país y los pasos concretos que darán para ayudar a Kiev.

Rasmussen advirtió de que el comportamiento de Rusia supone una "flagrante violación" de los acuerdos firmados entre ambos en 1997 que rigen sus relaciones.

Respecto a los vínculos entre la OTAN y Moscú, el secretario general del organismo declaró que desde que terminó la Guerra Fría los aliados han querido construir "un partenariado constructivo", pero "hoy hay que afrontar la realidad de que Rusia no considera a la OTAN como un socio".

"No podemos ser ingenuos ni hacernos ilusiones. Nos enfrentamos a la realidad de que Rusia nos considera adversarios y nos adaptaremos a esa situación", afirmó el secretario general saliente aliado.

Sobre la posibilidad de que Kiev solicite en el futuro su ingreso en la OTAN, Rasmussen indicó que se analizará cuando llegue el caso, si el país decide cambiar su actual postura de "no adhesión y afiliación" al organismo y cumple con todos los requisitos. 

Lea más: Rusia advierte que responderá a un refuerzo de la OTAN en sus fronteras >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.