La UE insiste en que el convoy ruso debe contar con el permiso de Kiev

 La Comisión Europea (CE) declinó hoy posicionarse sobre la entrada del convoy humanitario ruso en territorio ucraniano sin el permiso de las autoridades del país y sin la escolta de la Cruz Roja hasta tener más información, pero recordó a Rusia que la ayuda debe contar con la aprobación de Kiev.

"Hemos visto las informaciones que acaban de salir, que son contradictorias, por lo que comprenderán que no podemos hacer comentarios sin verificar las informaciones", afirmó el portavoz comunitario de Exteriores, Sébastien Brabant, en la rueda de prensa diaria de la institución.

Las autoridades ucranianas han denunciado la entrada del convoy humanitario ruso en su territorio, un movimiento que calificaron de "invasión", mientras que el Comité Internacional de la Cruz Roja ha confirmado que no acompaña al convoy.

El presidente ruso, Vladímir Putin, está al corriente de la entrada en Ucrania de una columna formada por 134 camiones, en la región de Lugansk, que controlan las milicias separatistas prorrusas, según la agencia rusa Interfax.

El portavoz comunitario recordó que, en cualquier caso, la posición de la Unión Europea sobre el convoy "ha sido expresada claramente" en varias ocasiones.

"La ayuda humanitaria de Rusia debe ser distribuida con el respeto pleno del derecho internacional, a través de las instituciones internacionales competentes y con el acuerdo del Gobierno ucraniano", subrayó el portavoz.

Además, la Comisión Europea consideró una "oportunidad" el próximo encuentro entre el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, y Putin en la cumbre entre la Unión Aduanera (Rusia, Kazajistán y Bielorrusia), la Unión Europea y Ucrania, que se celebrará el próximo 26 de agosto en Bielorrusia.

"Es una oportunidad para (establecer) discusiones que puedan conducir a un nuevo impulso político, hacia el encuentro de una solución política duradera en Ucrania", afirmó la portavoz comunitaria Chantal Hughes en la misma rueda de prensa.

Hughes aseguró que la ausencia del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, en el encuentro se debe a que coincide con un viaje a Vietnam "planeado hace tiempo", por lo que "ha pedido ser representado" por otros miembros de su gabinete.

A la reunión acudirán la jefa de la diplomacia comunitaria, Catherine Ashton, y los comisarios de Energía, Günther Oettinger, y Comercio, Karel De Gucht.

La portavoz también señaló que Barroso prevé reunirse con Putin y Poroshenko, aunque aún no hay fecha fijada para el encuentro.

Las prioridades de los tres representantes de la UE en Minsk será abordar "las preocupaciones sobre política y seguridad", la implementación del acuerdo de asociación entre los Veintiocho y Ucrania y "explorar la posibilidad de relanzar conversaciones trilaterales en septiembre", según Hughes. 

Lea más: Occidente se olvida de los civiles en Ucrania >>>