La CE recuerda a Rusia que ayuda humanitaria no pude perseguir otro objetivo

La Comisión Europea (CE) recordó hoy que cualquier asistencia humanitaria, incluida la rusa, para el este de Ucrania, debe respetar los principios de neutralidad, imparcialidad e independencia y no perseguir otro objetivo que el de atender a la población afectada, a través de organizaciones internacionales.

La comisaria europea para la Cooperación Internacional, Ayuda Humanitaria y Respuesta a Crisis, Kristalina Georgieva, dijo en una rueda de prensa, en la que anunció un apoyo comunitario adicional de 2,5 millones de euros para atender a la población desplazada por los combates en el este de Ucrania, que la decisión de Rusia de conceder asistencia humanitaria "es decisión" de Moscú.

Sin embargo, recalcó que "es muy importante que el suministro de ayuda humanitaria en cualquier lugar y por parte de cualquiera cumpla con los principios de la neutralidad, imparcialidad e independencia y que sean las organizaciones humanitarias internacionales las que, en cumplimiento de su mandato y estos principios, ayuden a las personas afectadas por la crisis".

Georgieva recordó que la posición acerca del suministro de ayuda para Ucrania "es claramente la de que la soberanía tiene que ser respetada y que debe protegerse la neutralidad, la imparcialidad y la independencia en la distribución de ayuda humanitaria".

Preguntada por el hecho de que se desconoce lo que transportan realmente los camiones rusos, al carecer del aval de Cruz Roja, la comisaria subrayó que la ayuda tiene que "contener exactamente" lo que se ha declarado que contiene.

La ayuda humanitaria tendrá que ser autorizada y controlada por las autoridades de Kiev en la frontera y después repartida "estricta y solamente en una forma que persigue la asistencia de la población afectada y ningún otro objetivo", señaló la comisaria.

Una columna de camiones rusos con 2.000 toneladas de ayuda humanitaria salió hoy desde Naro-Fominsk hacia el este de Ucrania.

La ayuda humanitaria, que será transportada en 280 camiones, incluye 400 toneladas de cereales, 100 toneladas de azúcar, 62 toneladas de alimentos para niños, 54 toneladas de medicinas, 12.000 sacos de dormir y 69 generadores eléctricos de diversa potencia.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció el lunes el envío de un convoy humanitario al este de Ucrania, pese a los recelos del Gobierno de Kiev, así como de EEUU, la OTAN y la Unión Europea (UE), que temen que se trate de un pretexto para una intervención armada.

En conversación telefónica con el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, Putin le comunicó que "la parte rusa envía a Ucrania un convoy humanitario en cooperación con representantes de la Cruz Roja Internacional".

Sin embargo, poco después el Comité de la Cruz Roja Internacional (CICR) desmintió que hubiera un acuerdo con Rusia para una operación humanitaria en el este de Ucrania, y subrayó que solo participará en algo semejante si "todas las partes involucradas" están de acuerdo y aceptan sus condiciones para realizarla.

Las autoridades ucranianas aclararon hoy que la carga con ayuda humanitaria que salió desde Rusia para el este de Ucrania en ningún caso podrá entrar en Ucrania a bordo de camiones rusos o acompañada por personal ruso.

"No contemplamos ningún movimiento de columnas rusas por territorio ucraniano. Estas cargas serán cargadas en medios de transporte arrendados por Cruz Roja, por lo que no permitiremos que el convoy sea escoltado por fuerzas de Rusia", subrayó el jefe de la administración presidencial ucraniana, Valeri Chali.

Lea más: Kiev descarta que carga humanitaria rusa entre en Ucrania en camiones rusos>>>