Rebeldes derriban un caza y un helicóptero sanitario ucraniano

Los rebeldes prorrusos derribaron un caza MiG-29 y un helicóptero sanitario Mi-8 durante los combates con las fuerzas gubernamentales, que iniciaron hoy la ofensiva contra las plazas fuertes insurgentes de Donetsk y Lugansk.

El MiG-29 fue abatido cuando sobrevolaba Yenakievo, localidad natal del derrocado presidente Víktor Yanukóvich y uno de los principales bastiones rebeldes en la región de Donetsk.

"Seguramente fue derribado por un sistema de misiles Buk", aseguró Vladímir Selezniov, portavoz militar ucraniano, al diario digital "Ukraínskaya Pravda".

Según fuentes ucranianas y estadounidenses, las lanzaderas Buk equipadas con radares para detectar aviones enemigos fueron utilizadas por los rebeldes el pasado 17 de julio para derribar el Boeing-777 malasio con 298 personas a bordo.

Selezniov precisó que el piloto está vivo y las fuerzas gubernamentales lo buscan desesperadamente para que no caiga en poder del enemigo.

Por otra parte, Kiev denunció que el helicóptero Mi-8 fue derribado cuando era evidente que no era un aparato militar y pese al acuerdo alcanzado previamente por los rebeldes de que no sería abatido cuando se dirigía a recoger a soldados heridos en combate.

Un número indeterminado de cazas, aviones de transporte militar y helicópteros de las Fuerzas Aéreas ucranianas han sido abatidos desde el principio del conflicto en abril pasado, y el Gobierno de Kiev acusa a Rusia de suministrar a los separatistas armas antiaéreas.

Lea más: Refugiados ucranianos en Rusia buscan una nueva vida >>>