El Gobierno alemán bloquea un negocio de armas con Rusia

El Gobierno alemán ha bloqueado un negocio de armas de la empresa Rheinmetall destinado a Rusia y que previamente había sido autorizado, informaron hoy fuentes del ministerio de Economía.

El Ejecutivo se ha ceñido a las sanciones económicas contra Moscú recientemente aprobadas por la Unión Europea (UE) y que incluyen la prohibición de las exportaciones armamentísticas, así como de material de uso civil susceptible de ser utilizado con fines bélicos

El negocio de Rheinmetall fue cerrado en la anterior legislatura de la canciller Angela Merkel, entre el bloque conservador y los liberales, y recibió en su momento la pertinente autorización.

Esta operación, destinada a la construcción de un centro de instrucción militar en Rusia, quedó en suspenso ya el pasado marzo por decisión del ministro de Economía, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, a la espera de la evolución del conflicto ucraniano.

Rheinmetall pretendía efectuar este 2015 los suministros contratados por el Ejército ruso, destinados al mencionado centro de la ciudad de Mulino (este de Moscú) y donde recibirán instrucción con aparatos de simulación electrónica unos 30.000 soldados.

El negocio estaba presupuestado en 100 millones de euros y durante los meses pasados el gobierno trató de alcanzar, sin éxito, un acuerdo para que la empresa renunciara voluntariamente a esa entrega.

Ahora la exportación ha quedado definitivamente bloqueada, por lo que a la empresa la queda la posibilidad de recurrir para reclamar una indemnización por los daños ocasionados.

La decisión del ministro se inscribe en la determinación expresa del Gobierno de Berlín no solo de no autorizar futuras exportaciones a Rusia sino también de detener las que están autorizadas, pero pendientes de materializarse.

El propio Gabriel defendió ayer, en declaraciones a la televisión pública ZDF, la necesidad de implementar las sanciones económicas contra Rusia por encima de los daños que pueda acarrear a las exportaciones alemanes y, por extensión, a la economía del país.

"No debemos actuar como una comunidad de intereses económicos sino como una unión política y debemos preocuparnos por la paz en el continente", aseguró Gabriel.

Las nuevas sanciones de la UE sucedió a la catástrofe aérea del avión malasio en el Este de Ucrania, con casi 300 personas a bordo y que presumiblemente fue derribado por separatistas prorrusos.

Lea más: Los profundos lazos de las empresas de armamento de Rusia y Ucrania>>>