Nicaragua pone en operación un equipo bélico auspiciado por Rusia

La Fuerza Aérea del Ejército de Nicaragua puso en operación un grupo de artillería antiaérea y un simulador de vuelos de helicóptero y paracaidismo, un equipo valorado en más de 15 millones de dólares y auspiciado por Rusia, informaron hoy las autoridades castrenses.

El jefe del Ejército nicaragüense, el general Julio César Avilés, dijo a los periodistas que, además, están en la búsqueda de obtener nuevos medios de ala fija y rotatoria, así como radares y medios de defensa antiaérea para controlar y defender "con mayor fortaleza nuestros cielos soberanos".

"La modernización y desarrollo de la Fuerza Aérea nos permitirá estar en mejores condiciones para cumplirle a nuestra patria, protegiéndola y defendiéndola", indicó Avilés.

El Ejército nicaragüense inauguró esta semana, en el marco del 35 aniversario de la Fuerza Aérea, que se conmemoró ayer, un complejo de simulador de helicóptero y paracaídas con la cooperación de Rusia, aunque no se aclaró en qué consistió exactamente esa cooperación.

Con el simulador, los pilotos y copilotos de la Fuerza Aérea nicaragüense tendrán la oportunidad de ejercitarse en condiciones de alta tecnología, lo que permitirá un importante ahorro en los gastos de combustible, al tiempo que preparará a sus paracaidistas, de acuerdo con la información oficial.

También comenzó a funcionar un equipo de artillería para manejar modernos sistemas de defensa antiaérea de fabricación rusa.

Desde que el sandinista Daniel Ortega volvió a la Presidencia del país en 2007, Nicaragua y Rusia han fortalecido sus relaciones en todos los campos.

Rusia, un antiguo aliado de Nicaragua que durante el primer régimen sandinista (1979-1990) dotó de armamento soviético a las Fuerzas Armadas nicaragüenses, construirá en las afueras de Managua un centro de entrenamiento de lucha antidrogas que preparará a agentes operativos para toda América Central.

Lea más: EE UU recela de la presencia rusa en América Latina >>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.