Los prorrusos ya no impiden el trabajo de expertos en el lugar del siniestro

Los separatistas prorrusos ya no impiden el trabajo de los expertos internacionales en el lugar donde se estrelló hace una semana el Boeing 777 malasio con 298 pasajeros a bordo, informó hoy el portavoz de la misión de observadores de la OSCE para Ucrania, el canadiense Michael Bociurkiw.

En una conexión vía Skype desde el lugar de la tragedia -un descampado junto a la localidad de Grabovo, en el este de Ucrania- Bociurkiw explicó que los expertos fotografían tanto el terreno como los restos del avión malasio, presuntamente derribado por un misil en una zona controlada por los sublevados prorrusos.

Entre los expertos hay dos australianos y tres malasios, pero ningún ucraniano, observó el miembro de la misión internacional de la OSCE (Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa).

Por otra parte, Holanda y Australia, los dos países con más víctimas en la tragedia, firmaron hoy con Ucrania un memorando de cooperación en la investigación de la catástrofe, de la que han responsabilizado a los separatistas prorrusos.

"Hemos vuelto a reiterar nuestra fidelidad a una investigación integral, transparente y efectiva", dijo el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Pavel Klimkin, tras reunirse en Kiev con su colega holandés, Frans Timmermans, y la jefa de la diplomacia australiana, Julie Bishop.

Dos aviones militares con los restos de 74 de las 298 víctimas del vuelo de Malaysia Airlines partieron hoy de Járkov, en el noreste del país, con destino a la ciudad holandesa de Eindhoven.

Otros 40 cuerpos de los fallecidos en la tragedia fueron trasladados ayer a Holanda después de que se celebrara en la pista una ceremonia simbólica de despedida con la presencia de cuatro féretros y honores militares.

Lea más: Conflicto de Ucrania activa debate en Alemania para traslado del Mundial 2018>>>