Latinoamérica, solidaria y también cauta ante el caso del avión malasio

Los Gobiernos latinoamericanos expresaron hoy su pesar por la muerte de las 298 personas que viajaban a bordo de un avión malasio que se estrelló ayer en Ucrania y pidieron que se investiguen las causas, pero sin respaldar abiertamente la tesis de que fue blanco de un ataque con un misil.

Solo el Gobierno de Costa Rica dio por seguro que no se trató de un accidente, aunque no entró en detalles sobre quiénes serían los responsables de lo que calificó como un "brutal ataque".

Cuba, por su parte, fue el único país de la región que hasta ahora responsabilizó directamente a Ucrania de la tragedia aérea, ocurrida este jueves en la región de Donetsk (este del país), en donde hay zonas controladas por separatistas prorrusos.

"Como país de paz, Costa Rica expresa su repudio por el brutal ataque a un vuelo comercial que trasladaba a civiles, lo que constituye un crimen de lesa humanidad", afirmó la Cancillería costarricense en un comunicado.

Costa Rica consideró "imperativo" que se aceleren las investigaciones por parte de personal independiente "sin obstáculos ni injerencias para establecer los responsables y someterlos a la brevedad ante la justicia internacional que debe dictar la más severa condena".

El Gobierno costarricense se manifestó "consternado" por los hechos y se solidarizó con "las familias, los pueblos y los gobiernos de los pasajeros".

Por su parte, el expresidente de Cuba Fidel Castro responsabilizó al Gobierno de Ucrania, al que definió como "antirruso, antiucraniano y proimperialista", de lo sucedido.

Castro, que hace unos días se reunió en La Habana con el presidente ruso, Vladimir Putin, publicó hoy un artículo titulado "Provocación insólita" al caso del avión de Malaysian Airlines, en el que acusa al presidente ucraniano, Petró Poroshenko, de ser el culpable de que el avión se estrellara.

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador manifestó su "profundo pesar" por lo ocurrido este jueves al vuelo MH017 de Malaysia Airlines, que volaba de Amsterdam a Kuala Lumpur, y "su solidaridad con las familias de las víctimas".

Respecto a la posibilidad de que haya sido un atentado, la Cancillería de Ecuador adelantó que merecería su más enérgica condena y una exhaustiva investigación.

Fuentes oficiales de EEUU han indicado que el Boeing-777 fue presuntamente derribado por un misil tierra aire SA-11, mientras que el Gobierno de Ucrania ha culpado directamente a los rebeldes prorrusos de su lanzamiento.

El Gobierno de Panamá expresó hoy sus condolencias a los familiares de las víctimas e hizo un llamado a la comunidad internacional para que "perdure la paz".

"Nuestra solidaridad y más sentido pésame en estos momentos difíciles para el pueblo malasio y las más de nueve naciones afectadas por este siniestro", señaló el Ministerio panameño de Relaciones Exteriores en un comunicado.

Panamá también se unió a la solicitud de otras naciones para que se "aclaren los hechos", se promuevan los principios y propósitos del derecho internacional y se respeten los derechos humanos.

El Gobierno de Chile expresó hoy sus condolencias a las familias de las víctimas y pidió que se realice una investigación "amplia, rigurosa y transparente" de los hechos.

"Es indispensable garantizar el acceso inmediato de los investigadores al lugar del siniestro para determinar con claridad quienes perpetraron dicho ataque y por cuál medio", señaló la Cancillería chilena en un comunicado.

"Este tipo de actos no pueden quedar en la impunidad y sus autores, cómplices y encubridores, deben ser llevados a la justicia", agregó el texto.

La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) ha exculpado a Malaysian Airlines por haber cruzado el espacio aéreo ucraniano a pesar del conflicto existente en el este de ese país.

"Las compañías aéreas dependen de los gobiernos y de las autoridades de control aéreo para avisarlas qué espacio aéreo está disponible para volar y ellas se organizan en función de esos límites", señaló el director general y director ejecutivo de la IATA, Tony Tyler, citado en un comunicado.

El Gobierno de Rusia responsabilizó al de Ucrania del siniestro, por no haber cerrado el espacio aéreo a pesar del conflicto.

"Cualquier persona normal se planteará por qué los controladores aéreos ucranianos han mandado a un avión a una zona de combate, una zona donde la aviación se utiliza para ataques, sobre todo contra objetivos civiles, y donde hay en funcionamiento sistemas de defensa antiaérea", señaló el embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin.

El presidente de EEUU, Barack Obama, por su parte, dijo que "las pruebas indican que el avión fue derribado por un misil tierra-aire que fue lanzado desde un área controlada por los separatistas respaldados por Rusia dentro de Ucrania".

"Para facilitar la investigación, Rusia, los separatistas prorrusos y Ucrania deben adherirse a un alto el fuego inmediato", dijo Obama en una declaración.

El primer ministro de Holanda, Mark Rutte, aseguró hoy que su país "no descansará" hasta que la justicia se haga cargo de los responsables del trágico accidente aéreo en Ucrania que ha costado la vida a 298 personas, entre ellos 192 de sus compatriotas.

Rutte señaló que hay "incertidumbres" sobre el suceso y consideró que aparentemente el avión comercial de la aerolínea malasia que viajaba de Amsterdam a Kuala Lumpur fue derribado.

"Hay algo que está claro: si es un ataque, los autores tienen que ser encontrados y castigados. Es más, no descansaremos. Las víctimas y sus familias tienen derecho a ello", afirmó el primer ministro en su comparecencia ante la prensa tras el accidente.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, afirmó hoy que "el mundo tiene derecho" a saber quién es el autor de lo que calificó como una "salvajada". 

Lea más: Las redes sociales rusas reaccionan a la tragedia >>