Un avión con 295 pasajeros se estrella en pleno campo de batalla ucraniano

Un Boeing-777 con 295 personas a bordo de la compañía Malaysian Airlines se estrelló hoy por causas aún desconocidas en la región oriental ucraniana de Donetsk, el principal escenario de los combates entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes prorrusos.

El aparato, que cubría la ruta de Amsterdam a Kuala Lumpur, se estrelló cerca de la localidad de Shakhtiorsk, y quedó totalmente destruido, según las imágenes difundidas por algunas cadenas de televisión, por lo que se teme que no haya supervivientes.

"Han muerto 280 pasajeros y 15 miembros de la tripulación", aseveró Antón Gueráshenko, asesor del ministro del Interior ucraniano, en su página de Facebook.

Gueráshenko aseguró que el Boeing-777 fue abatido por un cohete tierra-aire lanzado por un sistema de misiles Buk en una zona de Donetsk, la ciudad de Snezhnoye, que está bajo el control de los milicianos separatistas.

Sin embargo, representantes de la autoproclamada república popular de Donetsk negaron que dispongan de armamento para derribar un avión que vuele a 10.000 metros de altura.

Los rebeldes ucranianos hallaron numerosos cadáveres, entre ellos niños, en el lugar del siniestro del avión malasio, según informó la agencia rusa Interfax.

"Destacamentos de los rebeldes ya están en el lugar del siniestro. Informan de que hay numerosos muertos entre los pasajeros, incluido niños", dijo Andréi Purguin, viceprimer ministro de la autoproclamada república popular de Donetsk.

A su vez, los testigos citados por las agencias rusas y ucranianas aseguraron haber encontrado decenas de cadáveres entre los escombros y que varias personas resultaron dañadas en tierra, ya que sus casas fueron alcanzadas por los restos del avión.

Según un portavoz del Ministerio para Situaciones de Emergencia de Ucrania, los cadáveres están desperdigados en un radio de 15 kilómetros.

Los rebeldes prorrusos afirmaron que el aparato fue derribado por un cazabombardero de la Fuerza Aérea ucraniana.

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, dijo que no descarta que el avión fuera efectivamente derribado.

"En los últimos días, este es el tercer caso trágico de este tipo, después de que fueran derribados un An-26 y un Su-25. No descartamos que este avión también fuera alcanzado", aseguró Poroshenko, según su servicio de prensa.

Y añadió que "las Fuerzas Armadas ucranianas no realizaban ninguna acción para derribar objetivos en el aire".

A su vez, fuentes militares rusas informaron de que aviones de guerra rusos no efectuaron hoy ningún vuelo en las inmediaciones de la región de Donetsk.

Poroshenko ordenó crear una comisión estatal para investigar las causas de la tragedia e invitó a colaborar a representantes de Malasia y Holanda.

Los representantes de la república popular de Donetsk aseguraron que están interesados en el esclarecimiento de la catástrofe, por lo que permitirán la entrada de inspectores aéreos internacionales y entregarán la caja negra en caso de que la encuentren.

Las autoridades holandesas no disponen por el momento de información sobre el avión, que despegó hoy del aeropuerto de Amsterdam-Schiphol.

Según la cadena de televisión holandesa NOS, en el aparato podrían viajar al menos 35 holandeses, aunque las autoridades no han confirmado estos datos.

El diario holandés "Volkskrant" señaló que el aeropuerto de Schiphol perdió contacto con el avión malasio hacia las 15.00 GMT.

Las autoridades aeroportuarias holandesas aún no han determinado la manera en que atenderán la información sobre el siniestro a los familiares de las víctimas que lo soliciten.

El rotativo holandés aseguró que el avión perdió altitud y se incendió al estrellarse a unos 75 kilómetros de la frontera oriental ruso-ucraniana.

El avión siniestrado volaba en un código compartido de las aerolíneas malasias, como MH17, y como KL4103 por la compañía holandesa KLM, que por el momento tampoco se ha pronunciado sobre lo ocurrido y "espera a tener la confirmación del accidente", según el mismo rotativo.

Por su parte, la agencia holandesa ANP indicó que en el avión iban 19 clientes de las empresas D Travel Stores, Thomas Cook y VakantieXperts.

Según informó la emisora rusa "Eco de Moscú" en Twitter, en el Boeing-777 viajaban también 23 ciudadanos norteamericanos.

Malasia aún no se ha recuperado de la desaparición de otro avión del mismo modelo de Malaysian Airlines el pasado 8 de marzo con 239 personas a bordo tras desviarse de su ruta entre Kuala Lumpur y Pekín, sin que hasta ahora hayan aparecido los restos ni se tenga ningún indicio claro de las causas del siniestro.

Las compañías aérea alemana Lufthansa y la francesa Air France anunciaron hoy que han decidido modificar sus rutas y no sobrevolar el este de Ucrania tras tener conocimiento del accidente del avión malasio, al igual que las dos principales aerolíneas rusas, Aeroflot y Transaero.

Rebeldes encuentran la caja negra del avión malasio siniestrado en Ucrania

Los rebeldes ucranianos han encontrado la caja negra del avión de pasajeros malasio con 295 personas a bordo que se estrelló hoy en el este de Ucrania, según informó la agencia rusa Interfax.

Malasia anuncia una investigación por el avión siniestrado en Ucrania

El primer ministro de Malasia, Najib Razak, anunció hoy una "investigación inmediata" sobre el avión de Malaysian Airlines con 295 personas a bordo siniestrado en una zona en conflicto en el este de Ucrania.

"Estoy consternado por las noticias del avión de MH estrellado. Hemos iniciado una investigación inmediata", afirmó el primer ministro en su cuenta de Twitter.

Aunque fuentes ucranianas hablan de que haya podido ser derribado por los rebeldes prorrusos, el ministro malasio de Defensa, Hishammuddin Hussein, señaló que aún es pronto para confirmar las causas del accidente del avión del vuelo MH17.

"¡Sin confirmación de que fuera derribado! Hemos encomendado a nuestros militares para que trabajen en ello", manifestó Hishammuddin también en las redes sociales.

La aerolínea malasia Malaysian Airlines confirmó hoy que perdió contacto con el avión de pasajeros Boeing-777 en el este de Ucrania cuando cubría la ruta entre Amsterdam y Kuala Lumpur.

"Malaysian Airlines ha perdido contacto con el MH17 de Amsterdam. La última posición conocida era sobre el espacio aéreo de Ucrania. Enviaremos más detalles en adelante", precisó la aerolínea en su cuenta de Twitter.

En las redes sociales han empezado a aparecer gran cantidad de mensajes en los que mucha gente expresa su consternación por lo ocurrido.

"Espero que no sea verdad. Dios, salva a tus hijos", escribió en Twitter Maira Elizabeth Nari, hija del jefe de los asistentes de vuelo del MH370 siniestrado en el Índico.

Nari pidió a sus conciudadanos que no diseminen rumores por respeto a los familiares de los pasajeros y la tripulación que viajaba en el aparato.

"No nos habíamos recuperado del trauma del MH370 (el avión desaparecido en el Índico) y ahora el MH17. Ahora todas las miradas están en Malasia. Alá, gran prueba nos has traído", señaló otro ciudadano de este país de mayoría musulmana.

Según otro internauta, Johan Jaaffar, "cientos de aviones vuelan en el espacio aéreo. ¿Se trata del lugar equivocado a la hora equivocada? ¿O son víctima de artilleros de gatillo fácil?" en Ucrania.

"Estoy consternado y horrorizado. Y triste. Pero estoy rezando para que ocurra un milagro", agregó el malasio Jaaffar.

Al menos 295 personas viajaban en avión que se estrelló supuestamente en la región ucraniana de Donetsk, escenario de combates entre las fuerzas gubernamentales de Ucrania y los rebeldes prorrusos, según informaron las autoridades ucranianas citadas por la agencia rusa Interfax.

"Han muerto 280 pasajeros y 15 miembros de la tripulación", escribió Antón Gueráshenko, asesor del ministro del Interior ucraniano, en su página de Facebook.

Testigos citados por las agencias rusas y ucranianas aseguran haber encontrado decenas de cadáveres entre los escombros

Según un portavoz del Ministerio para Situaciones de Emergencia de Ucrania, los cadáveres están desperdigados en un radio de 15 kilómetros.

Gueráshenko añadió que el Boeing-777 fue abatido por un cohete tierra-aire lanzado por un sistema de misiles Buk en una zona de Donetsk, la ciudad de Snezhnoye, que está bajo el control de los milicianos separatistas.

Al respecto, el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, dijo que no descarta que el avión fuera efectivamente derribado.

"En los últimos días, este es el tercer caso trágico de este tipo, después de que fueran derribados un An-26 y un Su-25. No descartamos que este avión también fuera alcanzado", aseguró Poroshenko, según su servicio de prensa.

Y añadió que "las Fuerzas Armadas ucranianas no realizaban ninguna acción para derribar objetivos en el aire".

Al respecto, representantes de la autoproclamada república popular de Donetsk negaron que dispongan de armamento para derribar un avión que vuele a 10.000 metros de altura.

El portavoz militar de la operación antiterrorista en el este de Ucrania, Vladislav Selezniov, confirmó a la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti la catástrofe aérea cerca de la localidad de Shakhtiorsk.

Malasia aún no se ha recuperado de la desaparición de otro avión de Malasian Airlines que se estrelló el pasado 8 de marzo con 239 personas en el océano Índico tras desviarse de su ruta entre Kuala Lumpur y Pekín.

El siniestro del ya conocido MH370 desencadenó una búsqueda sin precedentes por el número de países implicados y que cubría miles de kilómetros cuadrados en Asia y el Índico.

Aún no se ha encontrado rastro de este avión, también un Boeing 777, en el que viajaban 153 chinos, 38 malasios, 7 indonesios, 6 australianos, 5 indios, 4 franceses, 3 estadounidenses, 2 neozelandeses, 2 ucranianos, 2 canadienses, 1 ruso, 1 italiano, 1 holandés, 1 austríaco y 1 taiwanés.