Los líderes de la UE acuerdan suspender cooperación financiera con Rusia

Los líderes de la Unión Europea (UE) acordaron hoy suspender la cooperación financiera con Rusia que otorgaban el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), entre otras medidas, por el comportamiento de Moscú en la crisis ucraniana.

Los jefes de Estado y de Gobierno comunitarios decidieron también ampliar la base legal de sus sanciones para alcanzar a un mayor espectro de entidades que supongan una amenaza para la integridad de Ucrania, explicaron fuentes diplomáticas.

Los Veintiocho tomaron esa decisión en una cumbre extraordinaria dedicada a designar a los candidatos de los principales cargos de las instituciones de la UE, y en la que también abordaron cuestiones internacionales.

"No diría que estoy muy preocupada por medidas de represalia" por parte de Rusia, afirmó por su parte la canciller alemana, Angela Merkel, en la rueda de prensa celebrada al término del encuentro, "no podemos tomar unas medidas y sorprenderse luego de que hay represalias, se debe tener en mente, es parte del calculo", añadió.

El Consejo Europeo lamentó en sus conclusiones que los requisitos que habían pedido a Rusia en su reunión del pasado 27 de junio para rebajar la tensión en Ucrania no se hayan cumplido "adecuadamente".

Merkel recalcó que ha llegado a sus oídos que podría celebrarse una teleconferencia entre representantes rusos y ucranianos para abordar la situación, después de varios intentos fracasados por la falta de participación de Moscú, pero este gesto llega "días tarde, y cada vez que se retrasa, hay gente que muere", destacó.

Merkel recalcó, no obstante, que "quiere ser positiva" y que mantiene el contacto con el presidente ruso, Vladimir Putin, así como que se han dado "algunos signos positivos", aunque la situación en el este de Ucrania "por desgracia, ha cambiado muy poco" desde que los Veintiocho instaron a Rusia a actuar para rebajar la tensión.

Por ello, los Veintiocho acordaron hoy "expandir las medidas restrictivas dirigidas a entidades, incluidas de la Federación Rusa, que apoyan material o financieramente acciones que minan o amenazan la soberanía, integridad territorial e independencia de Ucrania".

Instaron a los ministros de Exteriores de la Unión, que se reunirán en Bruselas el próximo martes, a preparar los textos legales necesarios para ello, a fin de que la medida se haga efectiva.

También les pidieron decidir a finales de julio una "primera lista de personas" a las que sancionar bajo este criterio, así como considerar la posibilidad de centrarse en personas o entidades que apoyan a los responsables de la anexión de la península ucraniana de Crimea por parte de Rusia o de la desestabilización en el este de Ucrania.

El Consejo Europeo pidió al BEI que "suspenda la firma de nuevas operaciones financieras en Rusia" e instaron a los Estados miembros a coordinar sus posiciones con el cuadro directivo del BERD para "suspender la financiación de nuevas operaciones" de proyectos que impliquen al sector público ruso.

Por último, los líderes invitaron a la Comisión Europea a reevaluar los programas de cooperación UE-Rusia de cara a "decidir caso por caso sobre la suspensión" de la implementación de los programas bilaterales o regionales, aunque se mantendrán los dedicados a la colaboración transfronteriza o con la sociedad civil.

Asimismo, instaron a la Comisión y al Servicio Europeo de Acción Exterior a presentar propuestas para medidas adicionales sobre la restricción de las inversiones en Crimea y Sebastopol.

Señalaron también que esperan que las instituciones financieras internacionales "se abstengan de financiar proyectos que, explícita o implícitamente, reconozcan la anexión ilegal" de esos dos enclaves.

"Prácticamente estamos agotando la fase dos" de sanciones, dijeron fuentes diplomáticas, en referencia a que la UE aún no ha entrado en la llamada "fase tres", que consistiría en sanciones de profundo calado económico contra Rusia.

En paralelo, el Gobierno de Estados Unidos anunció hoy un nuevo paquete de sanciones económicas contra varios bancos y empresas energéticas rusas, como consecuencia de la intervención de Moscú en el este de Ucrania.

Por el momento, la UE ha sancionado a 72 personas a las que considera responsables de amenazar la integridad y soberanía de Ucrania en el este del país, y a dos entidades expropiadas en Crimea y Sebastopol.

Esas sanciones consisten en la congelación de los activos que puedan tener en la UE y en la prohibición de visado para entrar en el territorio comunitario.

Los mandatarios comunitarios también decidieron hoy levantar el embargo que habían impuesto en febrero pasado al envío de material antidisturbios a Ucrania, para que el régimen del prorruso Víktor Yanukóvich no pudiera utilizarlo en la represión interna contra los manifestantes, explicaron fuentes diplomáticas.

Lea más: Berlín no descarta nuevas sanciones a Moscú por su actitud ante Ucrania>>>