La UE decidirá sobre el futuro presidente de la CE y verá evolución Ucrania

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) comienzan hoy una cumbre de dos días para decidir si encargan al conservador Jean-Claude Juncker la presidencia de la Comisión Europea, y además evaluarán la situación de Ucrania, entre otros asuntos.

La reunión comienza a partir de las 15.30 GMT en la localidad belga de Ypres, en la provincia de Flandes y cercana a la frontera con Francia, con una ceremonia para conmemorar el inicio de la Primera Guerra Mundial.

Tras una ceremonia en la Puerta de Menin, donde hay un memorial en el que figuran los nombres de todos los soldados caídos en la Gran Guerra en ese frente y que fueron sobre todo británicos y de los países de la Commonwealth, los dirigentes de los Veintiocho acudirán a una cena informal.

En ella abordarán "las prioridades y la agenda estratégica de los próximos cinco años", dijo el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

Ese debate les llevará a abordar un asunto que les ha dividido desde las elecciones europeas del pasado 25 de mayo: la designación del candidato para tomar las riendas políticas de la CE hasta 2019 en sustitución del actual presidente, el portugués José Manuel Durao Barroso.

Sobre la mesa está el nombre del ex primer ministro de Luxemburgo y del Eurogrupo el conservador Juncker, candidato a ese puesto por parte del Partido Popular Europeo (PPE), la familia política que ha ganado las elecciones europeas de mayo en el conjunto de la UE, y que suscitó el rechazo de varios países, liderados por el primer ministro británico, David Cameron.

Está previsto que España esté representada en las ceremonias de Ypres por el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, y que a la cena se incorpore el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, procedente de su viaje a Guinea Ecuatorial donde fue invitado a participar en la cumbre de la Unión Africana.

Se espera que durante la cena en Ypres, Francia e Italia expongan de nuevo la necesidad de relajar las políticas de austeridad y potenciar las de crecimiento como condición para apoyar a Juncker, a quien ven representante de esas restrictivas políticas económicas.

La reunión del viernes, ya en Bruselas, comenzará con la firma de sendos acuerdos de asociación con Georgia y Moldavia, así como de los puntos pendientes que quedaban del de Ucrania, a cuyo presidente, Petró Poroshenko, se ha invitado para que presente una evaluación de la conflictiva situación de su país.

Los Veintiocho dedicarán un espacio a discutir la agenda comunitaria para potenciar el crecimiento económico, la competitividad y la creación de empleos, un debate en el que como siempre está invitado el presidente del BCE, Mario Draghi.

A continuación abordarán y definirán las orientaciones generales legislativas en áreas de libertad, seguridad y justicia, y evaluarán los progresos hechos en la lucha contra el cambio climático.

El viernes también volverán sobre el punto que inició la cumbre: la designación del próximo presidente de la CE y el nombre de Juncker, sin descartar que si algún país pide que haya una votación ésta se organice.

Fuentes diplomáticas insistieron en que los líderes solo se tienen que pronunciar el viernes sobre el sucesor de Durao Barroso.

Lea más: España defiende impulsar interconexión energética ante crisis Rusia-Ucrania>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.