El Gobierno de Kiev y las milicias prorrusas se acusan de violar la tregua

Las autoridades de Ucrania y las milicias prorrusas se acusaron hoy mutuamente de violar la tregua acordada este lunes, tras el alto el fuego unilateral ordenado por el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, como primer paso de un plan de paz para las regiones surorientales del país.

"Los guerrilleros no cesan los ataques contra las posiciones de las tropas ucranianas", escribió en Facebook Vladislav Selezniov, portavoz del mando de la operación militar que el Gobierno de Kiev que lleva a cabo en las regiones de Donetsk y Lugansk.

Agregó que anoche, después de que líderes prorrusos aceptaran sumarse al alto el fuego, fueron tiroteados al menos dos puestos fortificados de las tropas ucranianas, sin que se produjesen bajas entre los efectivos.

Los militares ucranianos, según Selezniov, no llevan a cabo ningún tipo de operaciones y se limitan a misiones de vigilancia y de defensa de "determinados sectores" de la frontera de Ucrania, en alusión a la franja limítrofe con Rusia.

Según un representante del mando de las milicias prorrusas de Lugansk, anoche el ejército ucraniano castigó con fuego de artillería la localidad de Privolie.

"Hay víctimas, bombardean la mina Privolnianka", dijo el portavoz de las milicias a la agencia rusa Interfax.

La tregua fue acordada este lunes en la ciudad de Donetsk, capital de región homónima, en las primera conversaciones entre representantes del Gobierno de Kiev y los líderes de la sublevación prorrusa desde que estallaron los enfrentamiento armados, que en menos de tres meses.

"Hemos llegado al acuerdo de una tregua hasta las 10 de la mañana del día 27 de julio", declaró al término de la reunión el expresidente ucraniano Leonid Kuchma, que representó al Gobierno en las conversaciones, en las que también participó el embajador ruso en Kiev, Mijaíl Zurábov.

Lea más: Kiev denuncia ataques de las milicias prorrusas, que rechazan la tregua>>>